Conocer la bahía de San Antonio, un plan cultural que seduce

La propuesta incluye diez salas temáticas para conocer en forma didáctica. Se puede visitar de miércoles a domingo, de mañana y de tarde.



1
#

La casa del museo fue acondicionada durante tres años para tal fin. Se habilitó para el público el 4 de enero pasado. (Foto: martín brunella )

2
#

Del mar al museo. Caracoles marinos se pueden ver de cerca.

El Museo Casa Jacobacci, que abrió sus puertas al público tras ser remodelado y refuncionalizado, hoy es una excelente opción para los turistas que visitan la zona y quieren conocer un poco más de la historia de la ciudad. Aunque los vecinos también saben apreciar la nueva oferta, y son muchos los que ya visitaron el espacio que nada tiene que envidiar a otras propuestas didácticas y culturales que pueden apreciarse en otros destinos.

Se trata de la vivienda que se construyó en 1908, en las inmediaciones de la ría local, para para albergar al ingeniero Guido Jacobacci y a su familia, cuando éste llegó a la ciudad para supervisar las tareas de construcción del tendido de la red ferroviaria que uniría la zona con Bariloche.

El lugar, que es un hallazgo de la arquitectura ferroviaria, fue recuperado y puesto en valor mediante un acuerdo conjunto entre la fundación Félix de Azara y el municipio. Las obras, que se iniciaron en 2014, duraron casi 3 años, y tras la inauguración oficial que tuvo lugar en diciembre de 2016 quedó habilitada el 4 de enero último.

“Funcionamos de miércoles a domingo de 9 a 13 y de 18 a 21. Los vecinos locales no pagan entrada, mientras que los turistas pagan $40, que se destinan al mantenimiento del lugar y a los sueldos del personal que se ocupa del mismo”, manifestó Adrián Giacchino, el titular de Azara.

Hoy, los salones que formaban parte de la histórica propiedad cobraron nueva vida, y se distribuyen en 10 áreas en las que pueden observarse, a través de recreaciones y muestras, distintas características históricas, culturales y naturales de la Bahía San Antonio.

A saber, la primera sala está dedicada a la geología, la 2 y la 3 a la paleontología, la 4ª a la biodiversidad del monte, la 5ª al medio ambiente marino, la 6ª a la arqueología, las salas 7 y 8 a la etnografía, y las restantes a la historia del ferrocarril y a la vida en san Antonio en los albores del siglo XX.

El recorrido es didáctico y ameno. Además existen informantes para completar aquellos datos que el visitante requiera sobre ciertos aspectos, aunque mediante un folleto explicativo la recorrida por el espacio se puede realizar sin necesidad de contar con un guía.

Por otra parte, el proyecto es que el museo permanezca abierto durante todo el año, aunque en invierno reducirá su franja de atención. También, en una segunda etapa, se prevé la recuperación del predio circundante, en el que se instalará un vagón en el que se exhibirán nuevas piezas ligadas al pasado ferroviario de la zona y se sumará una confitería, que también obrará como espacio cultural.

Los vecinos locales no pagan entrada. A los turistas se les cobra $40, que se destinan al mantenimiento del lugar y a los sueldos del personal.

El recorrido

Datos

Los vecinos locales no pagan entrada. A los turistas se les cobra $40, que se destinan al mantenimiento del lugar y a los sueldos del personal.
10
salas recrean las distintas características históricas, culturales y naturales de la Bahía San Antonio.

Comentarios


Conocer la bahía de San Antonio, un plan cultural que seduce