Conseguir monedas ya es tarea para un estratega

Pagar con cambio puede implicar hasta un pollo de regalo o dinero extra al cliente.



#

César Izza

Cada uno a su modo se las ingenia para conseguir las preciadas monedas. Y a veces ni aún así lo logran.

ROCA (AR).- La desaparición de las monedas, una vez que parten de los bancos, parece seguir siendo un misterio difícil de resolver. El problema es de larga data y las quejas también. Sin embargo, ante la escasez, empresas, supermercados y comerciantes pequeños y medianos han comenzado a idear estrategias para atraer los centavos a la caja. Algunos directamente “compran” monedas, a un mayor valor que el que poseen; otros hacen “trueque” y algunos benefician a los compradores que abonen con las preciadas monedas. En una cadena de supermercados regional optaron –carteles vistosos mediante– por otorgar 5 pesos más de crédito en la compra por cada 20 pesos que se abone con monedas. En una pollería al que compre y pague con estas valoradas piezas metálicas hasta 200 pesos se lleva un pollo gratis. “Es terrible lo que pasa. No hay monedas, ni chicas ni grandes, y tampoco billetes de dos pesos. Yo siempre digo que son valientes: fueron a la guerra y volvieron, pero ahora ¡están hechos bolsa! Nosotros los cuidamos como oro, los reciclamos con cinta ‘scotch’ y pedimos que vuelvan”, explicó Marta Astudillo, dueña de una pollería en calle Tucumán junto a su marido Hugo Georgiani. “Sacamos esta promoción, si pagás con 200 pesos en monedas te llevás un pollo gratis... pero te digo que ni así entra mucho. No sé qué pasa, pero no aparecen. Tratamos de redondear, dar un huevo o menudos por el vuelto, pero no se puede”, contó. En un restaurante local colocaron carteles donde se informa que compran monedas y abonan por ellas hasta un 20% más de su valor. Gerardo García, gerente de la sucursal local del Banco Nación, señaló que existe un importante faltante en la circulación tanto de los 10 como de 50 centavos y también las monedas de 1 peso. Indicó que “no hay stock suficiente” para entregar sólo para uso interno y opinó que una de las dificultades que influye en esta situación es el “el alto costo” de traerlas “por el volumen y el peso”. El Banco Central es el que el distribuye las emisiones entre los bancos y éstos a sus sucursales, pero García explicó que hoy “ni en casa central hay stock de denominación baja”. Desde diversos bancos privados consultados se coincidió con el panorama y se destacó que “todas las monedas que de acá salen, no vuelven. ¿Por qué? No lo sabemos. Quizá sea por el tan bajo valor que tienen”. Fernando es uno de los permisionarios de Roca, y reconoce que cada día es un desafío poder cobrar y dar vuelto cuando los automovilistas deben abonar por el estacionamiento. “Hacemos cambios, le pedimos 1 peso y le damos el vuelto en billetes. Algunos se van sin pagar, y sino se tienen que ir a otro lado a estacionar”, refirió.

Roca


Comentarios


Conseguir monedas ya es tarea para un estratega