#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Construyendo el sistema electoral

Por Lucía Gadano y Rocío Herrera



La ya constituida provincia de Azul se encuentra en el proceso de elección y definición de su sistema electoral. Decidido el principio fundamental, el proporcional, y el piso del 3%, se abocan a la tarea de definir el resto de los elementos del sistema electoral.

En primer lugar se topan con la cuestión de la delimitación de las circunscripciones. Es decir, deben organizar el territorio sobre el cual se llevarán a cabo las elecciones. Los criterios para trazar las circunscripciones son arbitrarios y pueden ser, entre otros, las características socioeconómicas, geográficas, culturales o poblacionales.

Existen dos opciones: tomar a la provincia como distrito único o subdividirla en circunscripciones.

El equipo de expertos que los asesora ha tomado conciencia de que, en el caso de subdividir la provincia de Azul en circunscripciones, deben prestar particular atención a dos cuestiones:

1- Sobrerrepresentación. Existe sobrerrepresentación cuando se le asigna a una circunscripción mayor cantidad de bancas de las que le corresponderían según su población. La relación votos-bancas está alterada: por ejemplo, mientras en una jurisdicción se necesitan 10.000 votos para acceder a una banca, en otra se precisan 1.000. Si bien en algunos casos la sobrerrepresentación es utilizada como herramienta legítima para fortalecer la influencia de las jurisdicciones con menor importancia poblacional, económica o política, en muchos otros se utiliza para crear sesgo y favorecer a determinados partidos políticos.

2- Gerrymandering. El trazado geográfico de las circunscripciones puede prestarse a manipulación político-partidaria cuando se realizan extrañas y complicadas subdivisiones para favorecer a los partidos más poderosos neutralizando a los más pequeños. Esta manipulación del delineamiento de los distritos se denomina "gerrymandering".

Una opción que se les ocurrió a los expertos sería combinar los dos criterios: elegir una parte de los legisladores tomando a la provincia como distrito único y la otra, subdividiéndola en circunscripciones.

Analizada la situación, el equipo de asesores aconsejó subdividir la provincia de Azul en diez circunscripciones. Ahora bien, el tercer paso sería definir el tamaño de las circunscripciones, es decir, la cantidad de legisladores a elegir por cada una. Considerando que la legislatura estará compuesta por 30 miembros, se decide elegir a tres representantes por circunscripción. A modo de prueba piloto realizan una elección en una de las circunscripciones trinominales. Estos fueron los resultados:

En la situación 1, sólo los dos partidos mayoritarios (A y B) logran representación en la legislatura mientras que el partido C, aun habiendo obtenido un importante porcentaje de votos (20%), no lo consigue. Dicho de otro modo, el 20% de los electores no tiene representación en el gobierno.

¿Qué descubren? Una vez aplicada la fórmula proporcional D'Hont de traducción de votos en escaños, advierten que el efecto que tiene no es proporcional sino mayoritario.

¿Por qué? La combinación del tamaño de la circunscripción pequeña de tres legisladores con el sistema proporcional produce un efecto mayoritario. La primera decisión que tomaron (sistema proporcional) es incongruente con la tercera decisión (tamaño de la circunscripción): el sistema electoral proporcional adoptado funciona como uno mayoritario. Cuando son pocas bancas a pesar de querer un sistema proporcional van a terminar construyendo, sin querer, un sistema mayoritario.

Observado esto, decidieron realizar otro experimento, cambiando el tamaño de la circunscripción de tres a cinco legisladores. A su vez, para no modificar el tamaño de la legislatura (30 legisladores), se cambió también el número de circunscripciones: ahora son seis que eligen cinco legisladores cada una. Los resultados arrojados por las elecciones fueron los siguientes:

 

En la situación 2, al aumentar el tamaño de la circunscripción a cinco legisladores, crecieron las posibilidades de que los partidos pequeños obtengan una banca. Es así como el partido C logra acceder a una.

En el ejemplo podemos ver cómo el sistema electoral, al establecer cuántos serán los legisladores a elegir, puede facilitar o dificultar el acceso de los partidos a la legislatura. En la situación 2, el sistema electoral permite una mayor representación de los distintos intereses de la población al facilitar el acceso a más cantidad de partidos.

Corolario: el tamaño de las circunscripciones afecta la proporcionalidad de un sistema.

La Argentina es un buen ejemplo de lo ocurrido en la situación 1. Para las elecciones de diputados nacionales, la mayoría de las provincias (dieciséis de ellas) tiene circunscripciones pequeñas (once provincias eligen a tres diputados nacionales y cinco, a dos), lo cual hace que, si bien se aplica un sistema proporcional, éste produce importantes efectos mayoritarios. Los partidos más pequeños difícilmente logran acceder a una banca en el Congreso nacional, que queda compuesto principalmente por los partidos más grandes.

Como vimos, hay muchos elementos que forman parte de este complejo mecanismo que es el sistema electoral; no se puede modificar un elemento sin alterar los otros, por eso es un sistema.

Las consecuencias que estos sistemas tienen sobre los comportamientos de los partidos políticos (que pueden darles mayores o menores ventajas a los partidos mayoritarios, con mayores o menores ventajas para los minoritarios), los resultados legislativos, etc., las iremos analizando en las próximas entregas.

En la próxima nos abocaremos a la tarea de conocer las características y consecuencias políticas del sistema electoral de Río Negro, descubriendo lo que se esconde detrás de la normativa electoral.

 

Conceptos aprendidos: delimitación de circunscripciones, tamaño de las mismas, fórmula de traducción de votos en escaños, sobrerrepresentación, gerrymandering.


Comentarios


Construyendo el sistema electoral