Continúa el escándalo por el “caso Haas”



¿Envenenamiento? Para los poderosos dirigentes del tenis mundial reunidos ayer en Madrid, la sola mención del “caso Haas” era casi como mentar al demonio. En definitiva es un asunto más que se suma al mal momento que atraviesa el tenis.

“No hay pruebas sobre el tema, no especulamos”, dijo en Madrid el presidente de la federación alemana, Georg von Waldenfels, al margen de una reunión del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Tenis. “Vamos a esperar al resultado del análisis al que se someterá Tommy Haas en Nueva York, y luego veremos los pasos a seguir”, agregó.

Haas se hará diversos análisis médicos, entre ellos un control capilar, para ver si se encuentran en su cuerpo restos de alguna sustancia tóxica con la que podría haber sido intoxicado en Moscú.

La denuncia de envenenamiento por parte de los rusos en la final del 2006 de la Copa Davis, fue hecha el miércoles por Alexander Waske, integrante del dobles alemán.

Waske dijo que un ejecutivo deportivo ruso, a quien no identificó, le aseguró que Haas había sido envenenado con una sustancia tóxica. Haas no pudo jugar su segundo encuentro de individuales por un malestar estomacal y Alemania, que lideraba la serie 2-1, perdió 3-2.

Ningún dirigente ruso estaba ayer en Madrid, pero desde Moscú, Alexei Selivanenko, vice de la federación rusa, dijo que las denuncias realizadas por Waske “son para reír”. “Parece que Waske y Haas vieron demasiadas películas de espionaje”.


Comentarios


Continúa el escándalo por el "caso Haas"