Contrataciones directas para arreglar las escuelas

Las autorizó el gobierno rionegrino y alcanza a 1.750.000 pesos. Apunta a permitir el rápido reacondicionamiento de las escuelas. Y reapareció Luis Salvucci.

VIEDMA (AV).- El gobernador Miguel Saiz autorizó a Obras Públicas a llevar adelante procesos de contratación directa de empresas constructoras para las recientes reparaciones de escuelas.

El monto asignado fue de 1.750.000 pesos y permitió en el receso escolar un rápido acondicionamiento de los establecimientos con mayores inconvenientes edilicios.

«Las urgencias educativas requieren un tratamiento diferencial y además recurrir a todas las constructoras disponibles», se justificó a fines de julio un hombre del gabinete.

Aquella alusión ya advertía la predisposición gubernamental del llamado general, pero lo que se supo ahora es que permitió el regreso del veranista Luis Salvucci para cumplir con los mantenimientos escolares. Esta vuelta quedó en evidencia en las obras de la escuela 95 de Roca. (ver nota aparte)

Mientras tanto, se conoció esta semana el decreto de Saiz que fija condiciones excepcionales de financiamiento y contratación para la reparación de escuelas. Los arreglos edilicios fueron planteados como prioridad por César Barbeito al llegar al flamante Ministerio de Educación.

Esta meta derivó en un instrumento excepcional. Así, por el decreto Nº 934, el gobierno provincial adelantó a principios de agosto 1.750.000 pesos al secretario de Obras Públicas, Osvaldo Mildemberger, para «afrontar los gastos que demanda el mantenimiento, ampliación y refacción de las escuelas incluidas en el programa de emergencia educativa».

Los trabajos incluidos fueron pedidos por Educación y determinaron la «urgente intervención» de Obras Públicas para la «inmediata refacción y acondicionamiento de los establecimientos educativos», para lo cual el gobierno estableció la «contratación directa», con «el sistema de costos y costas».

Mildemberger fue designado para firmar los contratos con las empresas que ejecutarían las tareas previstas y allí se consignó que tiene «30 días posteriores a la finalización de las obras» para la rendición de los fondos.

Según las normas publicadas en el Boletín Oficial, Obras Públicas «se reserva el derecho de adjudicar la obra y de seleccionar a los contratistas que a su juicio cumplan satisfactoriamente con las exigencias que las tareas a ejecutar demanden, y que posean antecedentes de obras ejecutadas».

Además, se expresa que el sistema de contratación adoptado será «por costo y costas, debiendo quedar el trabajo concluido a satisfacción del comitente».

El contratista «deberá ejecutar las tareas que se indiquen mediante orden de servicio» y «al momento de la certificación se deberá presentar un análisis de precios por los rubros ejecutados, con aplicación de un tope del 15% de gastos generales, un tope del 10% para beneficios y/o utilidad del contratista, más los gastos impositivos».

Asimismo, la firma adjudicataria deberá «garantizar el contrato mediante una póliza de seguro de caución por 5.000 pesos que quedará en custodia de la secretaria de Obras y Servicios Públicos».

La vuelta de Salvucci

Durante varios años, Luis Salvucci -un hombre allegado al ex gobernador Pablo Verani- se encargó por Educación del manejo de las reparaciones escolares en el Alto Valle. Una participación que también se traducía en beneficios para las constructoras ligadas con él.

Innumerables acusaciones por maniobras y denuncias por las deficiencias de los trabajos escolares derivaron en el desplazamiento de Salvucci de Educación y, consecuentemente, la limitación contractual en favor de las firmas Atuel o la de Julio Lo Pinto, cuyos dueños son reconocidos allegados al ex funcionario.

El arribo de Saiz profundizó este apartamiento, especialmente con la asunción de Wálter Azcárate en el manejo administrativo y funcional de Educación. Aún así, Salvucci siempre supo lograr alguna relación con el Estado, como un pago que habría realizado la cartera educativa -todavía a cargo de Lady Romero Fernández- para poder retirar cientos de sillas y bancos rotos en un galpón de Atuel en General Roca.

Estaban depositados para su reparación pero nunca se arreglaron. Por sacar el mobiliario, Educación habría abonado unos 5 mil pesos, correspondientes al alquiler del salón, según admitió por entonces un funcionario educativo.

Ahora Salvucci volvió al negocio de las reparaciones con los trabajos en la escuela 95 de Roca. En las formas, esas obras generales -que rondarían los 80 mil pesos- fueron adjudicadas a dos constructoras sobre una decena que se presentaron al concurso de precios: uno de los tres contratos favoreció a CSC de Carlos Siri y los otros dos a Alto Valle, que en los papeles aparece a nombre del también reconocido puntero radical Agustín Tejerina. Por esta empresa no hay dudas en la Escuela 95 de la participación de Salvucci, quien concurrió diariamente para supervisar, aunque se definió como «apoderado» en ocasión que la directora lo consultó. En principio, las autoridades escolares destacan la conclusión de las labores en calidad y en tiempo.

Los contratos efectuados en la Escuela 95 se corresponden con un acuerdo de Educación y el IPPV, quien tiene el mantenimiento de los establecimientos de Roca y Cipolletti. (AV)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora