"Convierten las tragedias en milagros"



Joaquín nació el 25 de diciembre de 2008, con 27 semanas de gestación y mientras pasábamos las fiestas en Villa Pehuenia. Hoy está en casa y esto se debe a muchas personas espectaculares que contribuyeron a salvar la vida de nuestro bebé. El médico y las enfermeras del Centro de Salud de Villa Pehuenia, pese a contar con poca experiencia y sin tener la infraestructura mínima para asistir a un bebé tan delicado, lo trajeron al mundo. El personal del hospital de Zapala ayudó a que Joaquín llegara con vida a Neuquén, ya que lo conectaron a un respirador y lo asistieron durante todo el trayecto.

En la UCIN del Hospital Castro Rendón descubrimos un mundo que no conocíamos: muchos profesionales trabajando en conjunto con un solo fin, el de defender la vida de personitas desconocidas como si fueran sus propios hijos. Todo el personal contribuyó a su mejoría incondicionalmente, pese a los conflictos que todos conocemos. La salud de nuestro hijo no conoció de paros ni recortes presupuestarios. A Joaquín le dieron atención con excelente tecnología y profesionalismo, tiempo y cuidados. También estuvo internado en la Clínica San Lucas, en la que recibió una excelente atención y lo prepararon para ir a casa. Joaquín tuvo muchas complicaciones y de todas ellas salió por la infinita fuerza que tuvo no obstante su corta edad. Y esa fuerza fue creciendo con las contribuciones de familiares, amigos, compañeros de trabajo y hasta personas que no nos conocen pero que enviaron su energía, elevaron una plegaria en su nombre o simplemente desearon que estuviera bien. Y desde el cielo también lo estuvieron acompañando.

Últimamente muchos pensamos que en la sociedad hay mucha violencia, falsedad, falta de solidaridad. Nosotros podemos asegurarles que hay personas que convierten día a día las tragedias en milagros, que están muy cerca nuestro y que están dispuestos a hacerlo una y otra vez sin importar si lo que reciben a cambio es lo que realmente merecen. De este modo queremos agradecer a todos los que ayudaron a Joaquín de mil maneras; forman parte de la lista de sus mejores amigos. Él tiene hoy para regalarles su mejor sonrisa y su mirada transparente y durante toda su vida les tendrá el mayor de los respetos y una gratitud infinita.

Después de todo esto aprendimos algo: un milagro es un conjunto de buenas acciones, actitudes y energía positiva.

Leticia Villalba, DNI 27.979.516

Luis Sánchez, DNI 29.409.182 - Neuquén


Comentarios


"Convierten las tragedias en milagros"