Córdoba anticipa un triunfo "xeneize"

El golero está convencido de la victoria el domingo en el "Monumental"

Oscar Córdoba, arquero del líder del torneo Apertura, Boca Juniors, dijo ayer que su equipo le ganará a Ríver Plate, aunque estimó que un empate también será "un buen resultado" para los xeneizes.

"Estoy convencido que vamos a ganarle a Ríver, aunque un empate también será un buen resultado para nosotros, por lo importante es sumar para mantener la diferencia", expresó Córdoba luego del entrenamiento que el plantel boquense realizó ayer en el complejo de Casa Amarilla.

El arquero sostuvo que si Boca gana el domingo acrecentará sus posibilidades de lograr el campeonato, aunque dejó en claro que todavía faltan muchos partidos para alcanzar el objetivo.

"El resultado del superclásico decidirá en gran porcentaje lo que puede ocurrir en el resto del campeonato", pero reiteró que "aún queda mucho todavía" para la definición del torneo. El arquero consideró "importante" la diferencia de seis unidades que Boca le lleva a su más inmediato perseguidor, Ríver Plate, pero recalcó que "tres puntos son virtuales, pues ellos todavía tienen que jugar una fecha más".

"Yo sé que esos tres puntos son virtuales, pero en mi cabeza son seis, así que nosotros vamos a salir a la cancha a tratar de ganar desde el primer minuto, como lo hace siempre Boca", aseguró.

Al ser consultado sobre cuáles son los cuatro jugadores que más le preocupan, Córdoba respondió: "Todos, incluso Roberto Bonano, quien convirtió un gol de penal".

Para Córdoba la presión y la responsabilidad es de los dos, ya que Boca es el líder y Ríver deberá descontar los puntos de desventaja que tiene.

"La presión, cuando salimos a la cancha, es de los dos y Boca va a salir a buscar los puntos, como lo hace siempre", enfatizó.

Por ejemplo, el zaguero Jorge Bermúdez por primera vez dio a entender que su sanción de dos partidos de suspensión por el codazo a Gabrich pudo haber sido demasiado leve, al aceptar que "los clubes granes siempre ejercen mayor presión en las decisiones".

"Me traicionó el nerviosismo y ha sido un error imperdonable, pero si me dieron dos fechas, está bien", añadió.

Sin embargo, les dejó un mensaje ácido hacia sus más duros detractores, muchos de ellos periodistas, que lógicamente criticaron la benevolencia del siempre sospechado Tribunal.

"Gracias a Dios el domingo estaré en el superclásico. Estaré allí señores, que pena que me da, pero por aquí no van a pasar. Este es el partido más importante, el que nadie se quiere perder y yo tendré la suerte de jugarlo", dijo.

Sánchez repartirá justicia

Tras el sorteo realizado anoche en el Colegio de Arbitros de la AFA y acaso por ser el que menos cuestionamientos presentaba, Angel Sánchez (foto) será el árbitro del superclásico.

El otro postulante directo a conducir el choque Ríver-Boca era Horacio Elizondo, que venía de hacer un buen arbitraje el sábado último en Colombia 0, Paraguay 2 por la eliminatoria, pero el bolillero finalmente dio su veredicto: bolilla 2, lógicamente la de Sánchez.

Así quedaron atrás las suspicacias del principio, cuando además de los dos nombrados circuló el nombre de Daniel Giménez para terciar en la pelea por dirigir el cotejo.

Aunque luego rondó en la AFA que a Ríver no le gustaba la idea de que el sargento fuese el árbitro, mientras que no había reparos, tampoco por el lado de Boca, respecto de Sánchez y Elizondo.


Comentarios


Córdoba anticipa un triunfo "xeneize"