Córdoba, tierra de pasiones y de idilios

CÓRDOBA (Sebastián Busader, enviado especial).- Los cordobeses están anchos de orgullo porque volverán a recibir al seleccionado argentino. Tanto, que se adjudican la génesis del idilio que el hincha argentino hoy tiene con Lionel Messi. Cientos de ellos se acercaron hasta el lujoso Orfeo Suitte Hotel para arengar a los dirigidos por Alejandro Sabella en su llegada a la ciudad mediterránea. Y hasta auguran que la lluvia caída inundará de goles el Mario Alberto Kempes. Ninguno de ellos apela a las estadísticas, que no son para nada positivas para los albicelestes en materia de Eliminatorias ante Paraguay. Argentina no vence a los guaraníes de local desde 1973 y sólo consiguió cosechar cinco empates, siempre en el estadio Monumental. “Acá Messi es feliz, ya lo dijo la otra vez que estuvo”, recuerda un dirigente de la Liga Cordobesa de Fútbol. Se refiere al 3-0 que obtuvo el seleccionado contra Costa Rica y por la Copa América, después de ser silbado en Santa Fe tras un pobre empate ante Colombia. En el Kempes, las entradas se esfumaron hace varios días y los hoteles de La Docta no tienen vacantes. “Me muero por ir a ver el partido, pero esta movida es demasiado `lunga´”, se entristece Carlos, taxista y ferviente adorador de Talleres, que 24 horas después jugará en el mismo estadio, pero por el Argentino A. La dirigencia se frota las manos por la recaudación y diagramó un fuerte operativo de seguridad, que contará con cacheos, pedido de DNI con el ticket de entrada, 985 efectivos, 50 móviles y 30 motos. Eso sí, por aquí nadie sabe si llegarán con su ruido y barbarie los barras de Hinchadas Unidas Argentinas, el peligroso grupo que sigue al seleccionado. Habrá que ver si la lluvia también descarga algo de paz.

La llegada del seleccionado revolucionó la ciudad.


Comentarios


Córdoba, tierra de pasiones y de idilios