Corea del Norte no probará misiles

El gobierno de Kim Jong-il anunció ayer que suspenderá sus pruebas balísticas, luego de varias reuniones con la secretaria de Estado de EE.UU., Madeleine Albright, de visita en ese país. La medida es una muestra más de la distensión entre ambos países y aumenta las chances de una histórica visita del presidente Clinton.



PYONGYANG (Reuters).- El líder norcoreano Kim Jong-il prometió personalmente ayer a la secretaria de Estado Madeleine Albright que Pyongyang se abstendrá de efectuar más lanzamientos de prueba de misiles de alcance largo, dijo un funcionario estadounidense de alto rango.

Kim abordó el tema el lunes, cuando él y Albright, sentados lado a lado para presenciar un desfile revolucionario en un estadio, vieron la imagen del lanzamiento de un misil Taepodong proyectada sobre una gigantesca pantalla.

"El se volvió a verme de inmediato y dijo, en tono jocoso, que este era el primer lanzamiento de un satélite y que sería el último", dijo Albright en rueda de prensa, después de tres horas de conversaciones con Kim.

Ante consultas sobre si había tomado en serio el comentario de Kim, Albright subrayó que Corea del Norte ya ha aceptado una moratoria en lanzamientos de misiles, siempre que continúen las conversaciones con Estados Unidos.

"Tomé lo que él dijo sobre esos temas con seriedad, en términos de su deseo, y el nuestro, de avanzar (en las relaciones bilaterales)", dijo Albright.

El funcionario estadounidense, ante consultas de si las conversaciones de ayer habían confirmado las observaciones de Kim en la víspera, dijo que sí.

"Esa observación fue un indicio de que él está reconociendo el hecho de que debe haber una severa moderación en todo su programa de misiles de alcance largo y sus exportaciones y de que comprende de qué estamos hablando", dijo el funcionario, que pidió no ser identificado.

En los dos días de su histórica visita a Pyongyang, la primera jamás efectuada por un miembro del gabinete estadounidense, Albright sostuvo seis horas de conversaciones formales con Kim, muchas más de las esperadas originalmente.

"No creo que las tres horas de discusiones que sostuvimos (el lunes) bastaron para romper el silencio de 50 años", dijo Kim.

Albright anunció que las conversaciones sobre misiles norcoreanos se reanudarán a nivel de expertos la semana próxima

Albright no anunció ninguna otra medida práctica y dejará que sea el presidente Bill Clinton quien decida si los resultados de su visita justifican una cumbre presidencial en Pyongyang antes de que él entregue el poder en enero.

La Casa Blanca dijo que Clinton sopesa si agregar una escala en Corea del Norte durante una visita a Brunei y Vietnam programada para mediados de noviembre, pero que esperará a recibir un informe de Albright.

La visita de Clinton

La visita a Corea del Norte que podría realizar el presidente estadounidense, Bill Clinton, sería la culminación del vuelco radical que han dado en apenas dos años las relaciones entre ambos países.

Clinton podría viajar a Corea del Norte durante su gira por Asia de noviembre próximo, que también incluirá una etapa en Vietnam, en lo que será otro hecho de carácter histórico.

El número dos de Corea del Norte, Jo Myong-rok, dijo el lunes que sólo una cumbre presidencial erradicará en su totalidad la profunda desconfianza entre su país y Estados Unidos, que se enfrentaron en la Guerra de Corea, de 1950-53.

El programa de misiles de Corea del Norte ha sido uno de los principales incentivos para el intenso interés estadounidense en el país, que durante décadas vivió aislado de Occidente. Si Clinton persuade a Corea del Norte a desistir de su programa de misiles de alcance largo y de exportar tecnología de misiles, habrá socavado el principal argumento para un sistema de defensa de misiles que costaría a EE.UU. decenas de miles de millones de dólares.


Comentarios


Corea del Norte no probará misiles