Coria, un hincha más



Sentado como un hincha más, detrás del banco del equipo argentino, estaba Guillermo Coria.

Tal vez el más enojado en esta serie ante Australia, fue el centro de las miradas de todo el mundo que siguió el dobles por televisión.

Gesticuló ante las intenciones en el primer set de Hewitt y Arthurs de calentar el partido, y festejó en cada punto que ganaron Puerta y Nalbandian como el resto de los 200 hinchas con remeras y banderas argentinas que estaban apretados en medio de los 8.000 hinchas locales.

Después del partido, llegó el abrazo con los 'héroes' que le devolvieron el alma al equipo, ya pensando en el partido de anoche ante Arthurs.

Notas asociadas: COPA DAVIS: Un espectacular Nalbandian para una clasificación memorable


Comentarios


Coria, un hincha más