Costó 17 millones y no funciona como debiera

Un informe del EPAS, elaborado tras una inspección realizada en abril, recomendó a la comuna de Centenario que ponga en funcionamiento engranajes indispensables para que la planta cloacal funcione correctamente. El mismo informe destacó que no es la primera vez que se hace esta sugerencia. En el municipio no reconocen





CENTENARIO (ACE-AN).- La millonaria planta cloacal de Centenario construida con tecnología de última generación no funciona como debiera. Existen períodos en los que vierte el líquido sin tratar al río Neuquén, en tanto desde que entró en operación, no se ajusta a las condiciones que impone la provincia para volcar líquidos al cauce.

Así lo determinan los informes que desde el 2000 recalan tanto en el municipio como en el EPAS, que es el organismo provincial que controla los efluentes que se vierten al río Neuquén, independientemente que no tengan la operación de la planta bajo su órbita.

En la última inspección realizada en abril se le recomendó a la comuna que debía poner en funcionamiento los engranajes indispensables para que la planta cloacal funcione adecuadamente, con la advertencia de que no era la primera vez que se le efectuaba esta sugerencia.

La planta cloacal de Centenario fue levantada con 16.780.000 pesos de Aportes del Tesoro Nacional y en el 2000 fue inaugurada.

Podría haberse puesto en operación antes, pero carecía de los ductos que la conectaran con el sistema cloacal existente. La administración municipal debió realizar una obra complementaria hacia el complejo de última generación, ya que los casi 17 millones de pesos que demandó la obra, no incluyeron redes troncales o secundarias.

La millonaria obra fue concesionada en forma directa y esto le valió a varios funcionarios locales un juicio por «abuso de poder» del que resultaron luego absueltos porque la Justicia determinó que la decisión política adoptada no era materia judicial.

En el municipio no se reconocen las falencias de operación del sistema. Se relativizó además la existencia de los informes que periódicamente emite el organismo provincial.

No fue posible conocer la postura del intendente Adrián Cerda, mientras que el secretario de Obras y Servicios Públicos, Jorge Moreno, dijo que la planta «funciona normalmente siempre».

Al indicársele un informe de abril del EPAS, Moreno reco

noció inconvenientes durante 15 días en ese mes, pero relacionados con algunas falencias de partes de la planta. Según el funcionario, el Epas planteó que la planta funciona «dentro de los rangos aconsejables, pero no que está fuera de servicio».

Durante la inspección de abril, los técnicos del EPAS debieron explicar que no fue posible hacer el muestreo de la calidad del líquido que se vierte al río «por encontrarse la planta en by pass».

 

Líquidos crudos

Párrafos antes en el informe se detalló que en los reactores (sector esencial para el funcionamiento del sistema) el líquido se encontraba 15

centímetros por debajo de la canaleta de desborde «debido a que, al encontrarse la planta fuera de funcionamiento, esto hace que descienda el nivel del líquido en ambos reactores».

Al consultar qué significaba que el complejo estuviera fuera de funcionamiento, se especificó que al no funcionar, los líquidos se vierten crudos al río.

Aunque extraoficialmente en el área técnica de la comuna informan que se vierte al río un promedio de 450 metros cúbicos por hora, Moreno aseguró que el efluente es de 54 metros cúbicos/hora.

Al consultársele por los informes de la provincia Moreno relativizó: «entramos en by pass para desocupar y arreglar un aireador, pero no significa que todo sea by pass. La planta funciona normalmente siempre…teníamos problemas con una de las sarandas que saca una parte del fondo que era tierra que sirve para abono químico, que lo tuvimos fuera de servicio casi 15 días, pero no estaba by paseada la planta». «Ahora ya está reparada porque lo limpiamos, lo reparamos y pusimos en marcha».

Al recalcársele de la contundencia del informe, Moreno insistió: «no es así, el Epas nos aconsejó que necesitábamos tener mayor cantidad de oxígeno en el tratamiento de la planta, que estaba dentro de los rangos aconsejables, pero la planta está funcionando».

La urgencia era no contaminar el ambiente

CENTENARIO (ACE).- Doce funcionarios municipales debieron dar explicaciones en la Justicia por adjudicar sin licitación una obra de más de 16.7 millones de pesos. Las autoridades argumentaron que la premura de otorgar la obra para que la hiciera una empresa cordobesa era la necesidad de dejar de contaminar el medio ambiente. La “causa de los ATN” mantuvo en vilo a las autoridades electas en un momento en el que buscaban su reelección en el municipio, en la mayoría de los casos. Luego, la Justicia no responsabilizó penalmente a los funcionarios que comparecieron en juicio oral y público porque entendió que la decisión de entregar en forma directa la concesión de una obra millonaria fue estrictamente política y no judiciable. Irónicamente, las autoridades invocaron “necesidad y urgencia” para contratar la obra sin mediar los procesos licitatorios porque el líquido se vertía “prácticamente sin tratar” al río Neuquén. Se argumentó que el sistema de decantación utilizado estaba desbordado y obsoleto por la cantidad de conexiones existentes. A cuatro años de puesta en funcionamiento del moderno sistema, el volcado del líquido cloacal de Centenario no cumple con las exigencias de vertido de las aguas hacia el río.

Una planta que no luce

CENTENARIO (ACE).- La planta cloacal de Centenario no se impone frente al resto de las plantas existentes en la provincia como un complejo de alta tecnología belga, como fue presentada. «Los equipos parecen ser espectaculares, pero no los operan debidamente», se indicó desde el Ente Provincial de Agua y Saneamiento de la provincia.

El Epas controla el vuelco de líquidos al río de los sistemas cloacales, ya sean de última tecnología, ya sean de simples piletas de decantación.

En el caso de Centenario, la nueva planta nunca arrojó aguas en las condiciones que exige el Epas que debe cumplir toda planta de tratamiento.

La calidad que debe tener el efluente hacia aguas superficiales fue fijada en la resolución 181, y en el caso de Centenario «siempre le falló alguno de los parámetros».

En el informe de abril, que se encuentra tanto en poder del Epas como del municipio local se detalla que, al igual que en la visita del 23 de febrero el desarenador – desengrasador «está fuera de funcionamiento y realizando tareas de reparación y mantenimiento». Las fuentes en el EPAS describen que este es el primer paso y etapa elemental en el proceso.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Costó 17 millones y no funciona como debiera