Coulthard entró de lleno en la lucha por el título

Un circuito tremendo



MONTECARLO (DPA) – El británico David Coulthard consiguió una valiosa victoria en el legendario Gran Premio de Mónaco, disputado en el circuito callejero de Montecarlo, y que signadoo por los numerosos accidentes.

Coulthard aventajó al brasileño Rubens Barrichello y al italiano Giancarlo Fisichella. El actual campeón del mundo, el finés Mika Hakkinen se tuvo que conformar con el sexto puesto, mientras que el líder del Mundial, el alemán Michael Schumacher abandonó.

Dos veces se anuló la largada antes de comenzar la carrera, forzando a los mecánicos a emplear hielo seco para evitar el sobrecalentamiento de los motores.

Uno de los problemas afectó al austríaco Alexander Wurz y el segundo al español Pedro De la Rosa, quien fue tocado por el británico Jenson Button y quedó atravesado en la cerrada curva de Loews.Instantes antes, un sistema informático hiozo saltar la bandera roja, deteniendo nuevamente la carrera.

En la salida definitiva, las posiciones se mantuvieron, con Schumacher dominando con claridad desde las primeras vueltas. Y atrás se iba produciendo el proceso de eliminación, y entre los que abandonaron rápido estuvo el argentino Gastón Mazzacane.

Coulthard, quien se colocó segundo luego del abandono del italiano Jarno Trulli, empezó a mar- car mejores tiempos que el líder. Las paradas en boxes se perfilaban como decisivas.

Coulthard, quien fue el último en pasar por la zona de boxes, arañaba segundo a segundo cuando Schumacher se despidió de la prueba por un problema en su Ferrari.

El alemán sufrió la rotura de uno de los tubos de escape de su Ferrari, que afectó a la suspensión trasera de su coche. Un problema insoluble, que dejó la carrera en manos de un Coulthard que no perdonó y aprovechó bien la ventaja que tenía sobre Heinz-Harald Frentzen y Barrichello.

Mientras Coulthard disfrutaba de su triunfo, el otro piloto de McLaren, el finlandés Mika Hakkinen, luchaba por entrar en los puntos, algo que finalmente conseguiría con un modesto sexta lugar.

Un circuito tremendo

El estrecho y peligroso recorrido a través de las calles de Montecarlo volvió a hacer estragos en el Gran Premio de Mónaco, que se disputó ayer y tuvo como ganador al escocés David Coulthard, con su McLaren-Mercedes Benz. Mientras, entre las frustraciones mayores estuvo la del alemán Michael Schumacher, cómodo dominador de la clásica prueba con su Ferrari hasta que debió abandonar por insalvables problemas mecánicos.

Tan sólo nueve pilotos consiguieron completar las setenta y ocho vueltas a los poco más de tres kilómetros saltándose semáforos y líneas contínuas, reglas de tránsito que poco después de una hora de la carrera se activan para los turistas que vuelven a ocupar las calles por donde antes giraban los Fórmula 1.

La cifra de nueve “sobrevivientes” sobre los veintidós iniciales, con ser espectacular, no es el “récord” que tiene Montecarlo.

En 1996, el francés Olivier Panis (hoy tester de McLaren), con un Ligier, consiguió su única y sorprendente victoria en el Mundial de Fórmula, en Mónaco, en una carrera que sólo concluyeron tres autos.


Comentarios


Coulthard entró de lleno en la lucha por el título