Creatividad joven en un salón regional

Es una propuesta de los estudiantes de Bellas Artes. El salón fomenta la participación de los jóvenes. Habrá pinturas, grabados y esculturas.



NEUQUEN (AN).- Dos entidades se han unido para conmemorar aniversarios que se hacen tangibles en logros. La Escuela Superior de Bellas Artes cumple cuarenta años de creación y Fundesur, por su parte, festeja su décimo año de labor. Como parte de una programación de envergadura, que abarca talleres, conferencias y exposiciones varias, se dejará inaugurado hoy, a las 19, el “Salón anual regional de alumnos y ex alumnos” de la ESBA y del IUPA (Instituto Universitario Patagónico) representando a las provincias de Río Negro y Neuquén. Se extenderá hasta el 11 de noviembre, con ingreso gratuito, en el horario de 16 a 21, de lunes a sábado.

En el nuevo edificio de Fundesur, ubicado en Fotheringham 544 de esta capital, se ha estructurado una muestra con los trabajos que ingresaron al salón, en las categorías Pintura, Dibujo, Grabado y Escultura y aquellas obras que fueron galardonadas recientemente por los jurados de cada disciplina. Luego de las palabras de bienvenida por parte de las autoridades organizadoras y contando con el auspicio de la dirección del área del Consejo provincial de Educación, se realizará un espectáculo con bandas de música.

Entrevistada la directora de la ESBA, Julieta Chiappano, consideró que es uno de los salones más concurridos y de mayor calidad observado en los últimos años. Ingresaron un centenar de piezas, para las categorías estudiantes de los tres primeros años de las carreras terciarias de Bellas Artes y estudiantes avanzados y ex-alumnos. Los galardonados han recibido de parte de la dirección de Estética-expresiva de la provincia, materiales y equipamiento de artes visuales y bibliografía específica.

Chiappano consideró que “se ha evaluado en general, que hay gran cantidad de trabajos con variadas e interesantes propuestas estéticas, con lo que se demuestra la diversidad en la formación”. En este punto, enfatizó la docente – a la vez miembro del jurado-, que se puede ver una amplitud de mira en la enseñanza. Los participantes, en este caso, no podían concurrir con obras realizadas en clases, sino en sus talleres particulares, a raíz de lo cual también se pudo evaluar la investigación.

Después de muchos años, recién en 1999 se retomó la modalidad de realizar salones estudiantiles. Una iniciativa plausible, ya que en general todas las estructuras, tanto de salas de exposiciones, como los estamentos gubernamentales dentro de la cultura, no cobijan ni alientan a las camadas jóvenes de artistas en formación. Tampoco los egresados en su primera etapa, encuentran respuestas en la sociedad, como para aligerarle los trámites y hallar con facilidad salas disponibles.

La directora de la ESBA, consideró que es necesario que la juventud pueda sacar a la superficie sus creaciones, ya que -por lo general- la educación se inclina más a la formación como docentes. “Para ser un buen maestro , antes tiene que ser un mejor artista” consideró quien también cumple en su persona con esta dualidad: formación y creación artística.

La organización de los salones, la estructuración de las muestras, atender el aspecto de la difusión, también necesitan de un aprendizaje, para que aquellos que recién pretenden hacerse un espacio en el competitivo mundo del arte, se vayan fogueando para un futuro cercano, donde ya no los estarán respaldando las entidades de educación.

Este salón regional es la manifestación artística de última generación. Para no deshechar.


Comentarios


Creatividad joven en un salón regional