Crece la angustia por Nicolás



BUENOS AIRES (DyN) – A más 24 horas de haber recibido una prueba de vida, la familia de Nicolás Garnil, el adolescente de San Isidro raptado el domingo pasado en San Isidro, continuaba esperando ayer la liberación del joven, en un clima de angustia e incertidumbre.

Los Garnil recibieron en la tarde del viernes una prueba de vida que acrecentó las esperanzas por una inminente liberación, pero según fuentes cercanas a la investigación, hasta ayer por la tarde no se habían registrado novedades.

La vigilia de la familia fue acompañada ayer a la madrugada por una multitud de vecinos que se concentró en la puerta del domicilio del joven, en Navarro 4.200, para pedir por su aparición y reclamar seguridad.

El acto estuvo dominado por el silencio de los manifestantes, muchos de los cuales portaban velas encendidas y escasos carteles, como uno que llevaba la inscripción: “Seguridad. Nico = Nosotros”.

La prueba de vida que recibió la familia fue una pregunta que hicieron durante una comunicación telefónica con los captores, acerca de un dato que tuvieron que preguntar en ese mismo momento al adolescente.


Comentarios


Crece la angustia por Nicolás