Crece la polémica por las impugnaciones a candidatas de Unión-PRO

Dirigentes de la alianza consideran que se trata de "una maniobra muy extraña". Desde el gobierno intentan desligarse de las acusaciones. Rucci hizo una presentación en el juzgado federal.

Las impugnaciones de la Justicia a cinco candidatas a diputadas de Unión-PRO acentuó la polémica entre los dirigentes de la alianza, que las consideran "una maniobra muy extraña" y miembros del gobiernos que buscan desligarse de cualquier responsabilidad por el pronunciamiento del juez Manuel Blanco.

El magistrado objetó las presentaciones de las postulantes Claudia Rucci (3ª en la lista), Silvia Majdalani (7ª), Natalia Gámbaro (10ª), Silvia Lospennato (22ª) y Ana María López (29ª) por no acreditar domicilios con una antigüedad de dos años en territorio bonaerense.

Rucci concurrió de urgencia hoy al juzgado federal con sede en La Plata, para dejar una serie de documentos que demostrarían que tiene residencia en el distrito bonaerense. "Vinimos con más pruebas de las que ya habíamos presentados oportunamente al juez Blanco para que revea la situación él, o lo eleve a la Cámara lo más rápido posible", señaló Rucci al ingresar al edificio de calle 8, entre 50 y 51, de la capital provincial.

La candidata contó que ya había entregado "facturas de gas, de luz y la matrícula de la escuela del (hijo) más chiquito", y agregó que "ahora estamos presentando algo que oportunamente el juez me había dicho y yo no pude conseguir, que son las guías telefónicas en papel de los años 2007 y 2008, y además conseguimos de 2003 a 2006, que también se lo estamos presentando".

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, tomó distancia de la decisión del juez platense y negó cualquier "injerencia" del Gobierno sobre sus fallos: "De ninguna manera tiene que ver con intencionalidad o injerencia del oficialismo en la Justicia".

Randazzo aclaró que "esa no es la intención, nada más alejado de un ataque personal a Claudia, con el dolor (que tiene) de haber perdido a su padre", en alusión al asesinado líder de la CGT José Ignacio Rucci, en septiembre de 1973.

Entre tanto, el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri advirtió que se está desarrollando una campaña de "agresiones", de "trampas", de "falta de diálogo" y de "cosas raras en el tema de las candidaturas" Macri lamentó que "ahora, sin tiempo, minutos antes que cierren todos los plazos, nos dicen que faltan los papeles y nos ponen en una situación de proscripción límite".

A su turno, el segundo candidato del justicialismo disidente, Felipe Solá, dijo que el reclamo de la justicia "parece una exigencia demasiado dura para un juez (por Manuel Blanco) que ha habilitado directamente las candidaturas testimoniales de una manera muy discutible".

"En el caso de Claudia Rucci, es vergonzoso lo que se está haciendo", afirmó Solá y explicó que la candidata "vive en la provincia de Buenos Aires desde hace muchos años y llevó como ejemplo las facturas del jardín de infantes de sus hijos durante todo el 2006 y 2007, pero la Justicia electoral consideró que no era suficiente".

El ex gobernador bonaerense aseguró que Rucci ofreció "más de 50 testigos (para acreditar su domicilio), pero no se los aceptan, y ha llevado facturas de luz y de gas de años anteriores, pero tampoco se los aceptan".

Fuente DyN


Comentarios


Crece la polémica por las impugnaciones a candidatas de Unión-PRO