Crece la violencia entre tropas libanesas e islamistas





NAHR AL BARED, LíBANO.- Los enfrentamientos entre las tropas libanesas y grupos islamistas se intensificaron ayer en el campamento de refugiados palestinos de Nahr al Bared mientras que un funcionario de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Líbano confirmó que el Ejército no está atacando a civiles.

Unidades de artillería del Ejército libanés dispararon contra miembros del grupo extremista Fatah al Islam que se habían atrincherado en el campamento, en el norte de Líbano. Nubes de humo se levantaron sobre la zona.

Según un testigo, un helicóptero libanés disparó al menos dos veces sobre un blanco específico en el campamento. Un portavoz del Ejército no confirmó ni negó esta versión.

Entre tanto, el secretario general de la OLP en Líbano, Abul Aynian, aseguró que el Ejército libanés sólo está atacando a los rebeldes: "Puedo confirmar que el Ejército no está disparando al azar en el campamento, sino que se concentra sólo en las posiciones de Fatah al Islam", dijo Aynian por teléfono desde su cuartel en Rashidiyeh, un campamento en el sur de Líbano.

"Conversamos con nuestra gente en el lugar, y dicen que los disparos se concentran en el sector norte del campamento, donde están atrincherados los insurgentes", agregó.

Entre tanto, el Ejército libanés anunció la muerte de ocho de sus soldados en los últimos enfrentamientos. Además, señaló que hubo "numerosas víctimas" en el bando de los combatientes islamistas de Fatah al Islam.

Desde que comenzaron los enfrentamientos, el 20 de mayo, perdieron la vida 87 personas, incluyendo 41 soldados.

Se trata de los combates internos más sangrientos en Líbano desde la guerra civil (1975-1990). En un comunicado, el Ejército reclamó a Fatah al Islam el "regreso a la razón" y se prometió hacer todos los esfuerzos por asegurar a sus combatientes "un juicio justo". El portavoz de los rebeldes, Abu Selim, dijo desde el interior del campamento que su grupo estaba "abierto a cualquier solución política", pero que no aceptaría "entregar combatientes o armas". (DPA)


Comentarios


Crece la violencia entre tropas libanesas e islamistas