Crecen aprendiendo a cuidar la naturaleza

Alumnos y profesores de una residencia escolar de Pilcaniyeu realizan un proyecto integral de forestación y huerta



#

Los chicos colaboran con el trabajo de plantación y sembrado de lo producido.

José Mellado

PILCANIYEU (AJ).- Aprender a cuidar la naturaleza y convivir con ella es una experiencia muy enriquecedora para cualquier persona. Más aún si se hace con pasión y entusiasmo. Así lo entienden niños y docentes de la residencia escolar de Nivel Primario de Pilcaniyeu que desde hace casi veinte años llevan adelante un proyecto integral de forestación y huerta. A contra turno y con la ayuda de los docentes, los treinta alumnos que asisten a la residencia, llegados desde la zona rural de Pilcaniyeu y de zonas marginales de Bariloche, aprenden a cosechar semillas que luego se convierten en plantas, alimentar y cuidad animales de granja, preparar tierra fertilizar y forestar el amplio espacio en el que se ubica el edificio escolar y distintos lugares del pueblo. El director de la residencia, Mario Puente, señaló que desde la puesta en marcha del proyecto, tuvieron importantes avances y también retrocesos, pero siempre reinó un pensamiento optimista y que los alienta a seguir adelante. “Los primeros pinos los plantamos en septiembre de 1992 en el predio de la residencia. Después pusimos en marcha un proyecto para involucrar a la comunidad con la plantación de árboles en las veredas. Los niños hicieron los pozos y plantaron los árboles y los vecinos asumieron el compromiso de regarlos. Fue muy positivo”, señaló el directivo. Con el correr de los años y el acompañamiento del Ente de Desarrollo de la Región Sur lograron darle un marco pedagógico al proyecto. A ello se le suma el invalorable asesoramiento que tienen de la ONG Sembrar y de la Universidad del Comahue. Hoy, en un gran predio, los niños llevan adelante un invernáculo y una granja. De semillas y gajo producen árboles y pinos típicos de la zona de cordillera, plantas ornamentales, florales y medicinales. Además crían aves de corral y palomas y fabrican compost. “Los chicos se enganchan mucho y la pasan muy bien. A nosotros nos a ayuda a enseñarles y a cuidarlos en un ambiente en el que crecen aprendiendo”, sentencia Puente.


Comentarios


Crecen aprendiendo a cuidar la naturaleza