Créditos, aportes, avales y garantías



Según lo que se definió hasta ahora, la construcción de Chihuido I se financiará con créditos del Banco Nacional de Desarrollo del Brasil (Bndes), que es la asistencia que viene de la mano de Constructora OAS, y de los bancos Macro y de Córdoba, según la oferta original. Por las pocas cosas que trascendieron, se emitirá además un bono que cotizará en el mercado y se esperan aportes de la Anses, todo con garantías y contragarantías de los Estados nacional y provincial. La ley que impulsa Sapag se propone convalidar el convenio marco con Nación, una adenda y el pacto con la Anses, según dijo la semana pasada Elías Sapag (h), responsable de Emhidro. En la adenda “Nación da lugar a los avales para el proyecto de Chihuido y acepta las contragarantías de la provincia, de acuerdo con las leyes existentes”, sostuvo. La Anses, su convenio con la provincia, “se compromete a invertir en los valores representativos de la deuda, que son los bonos” para la construcción. En la norma aparecerá “la creación de los fideicomisos que están en la estructura financiera: el de administración, que va a administrar los fondos; el financiero, que va a ir a recoger los fondos para que podamos construir la obra; y el de garantía, donde se van a depositar los avales y las contragarantías de la provincia del Neuquén”. No es menor que se establecerá la exención de los impuestos de Sellos e Ingresos Brutos, pero no se sabe si en la etapa de construcción o también luego de la puesta en marcha. Según trascendió, el envío de un proyecto a la Legislatura fue una idea del gobernador para presionar por una definición de la presidenta. En su propio gabinete hay quienes creen que será contraproducente.


Comentarios


Créditos, aportes, avales y garantías