“Creo que Dios me iluminó”

Anotó de cabeza los dos goles para la clasificación. "No me lo voy a olvidar. Fue lo mejor de mi vida".



El héroe de la clasificación, el rubio de mirada clara iluminaba, más que nunca, la noche de Viña del mar con su sonrisa. Luciano Figueroa (Rosario, 1981) aseguraba orgulloso que el del viernes era el día perfecto, ese que cientos de chicos imaginan en la almohada, pero que sólo unos pocos pueden vivir en serio. Cuando ya pocos lo creían, Figueroa marcó los dos goles que le dieron a Argentina el triunfo ante Paraguay y el pasaje a Atenas. “Los de anoche fueron los mejores goles de mi vida…no podía creer cuando hice el primero y luego el otro, creo que Dios me iluminó. Hace casi cinco meses que no juego”, contó a la salida del vestuario, cuando la emoción le había tomado la voz y la cara.

“Meter dos goles con la camiseta de la selección… ¡Esto no me lo voy a olvidar jamás!”, exclamó el delantero, figura excluyente del partido ante los guaraníes, que hoy necesitan ganarle a Brasil para clasificar a Atenas.

El jugador del Cruz Azul de México, de fugaz paso por Inglaterra, agregó que “gracias a Dios” se dio el triunfo que el equipo necesitaba para clasificarse a los Juegos Olímpicos y añadió que esta gran victoria fue “algo soñado”.

En relación con su primer gol, en la que el delantero dibujó con sus manos en su camiseta los colores de su ex equipo Rosario Central, Figueroa señaló que “lo festejé así porque había muchos hinchas de Central detrás del arco que me estaban apoyando”.

También confesó que se siente “muy contento” por volver a jugar con César Delgado en la delantera y reconoció que fue a agradecerle a su compañero por enviar “un centro perfecto” para convertir el gol del empate.

Para el delantero este triunfo fue “muy importante” y reconoció que “necesitaba este momento”.

Luciano, fanático “canalla”, también admitió que no existe ninguna rivalidad con el entrenador Marcelo Bielsa por su pasado como técnico de Newell's. “Eso no tiene nada de especial en la selección. Le estoy muy agradecido a Bielsa por la posibilidad que me dio”, concluyó.

Al término del partido, Figueroa se acercó a Carlos Tevez le ofreció palabras de aliento. “Lo abracé fuerte por el esfuerzo que él hace, porque viene jugando sin descanso, sin parar, y está poniendo todo en la cancha”, señaló en declaraciones a la señal de cable Todo Noticias.

El goleador también definió al seleccionado argentino: “Tiene mucho amor propio, gran corazón. Es un equipo que se sobrepone cuando las cosas no le salen. Por eso viene de menor a mayor y gana partidos como éstos, porque estos partidos son así de peleados. Este se había puesto muy, pero muy difícil, porque Paraguay, cuando sacó ventaja, se metió atrás, y se tiraban al piso a cada rato”, completó. (Télam/AP/AR)


Comentarios


"Creo que Dios me iluminó"