Crespo muestra el camino a la gloria

Llamó a hacer "de las individualidades un equipo". Y confesó que para Argentina "la presión es grande".

La selección argentina es el mayor atractivo de Maracaibo. Además de la férrea y masiva seguridad que resguarda sus espaldas, los fanáticos y un enjambre de periodistas no le pierden la vista a los players del 'Coco', sobre todo al cuadrado mágico que forman JR Riquelme, JS Verón, Lio Messi y Hernán Crespo. Justamente el experimentado delantero del Inter mostró, verbalmente, la llave que puede abrir las puertas de la gloria.

«Quédense tranquilos, que salimos campeones si hacemos de las individualidades un equipo». En esta frase parece estar el principio del fin.

Los papeles señalan que Argentina le saca una amplia ventaja a todos los equipos en esta Copa América, ávida cuenta de que su archirrival Brasil competirá con un muletto. Pero, ¿eso asegura un éxito inmediato? No, y amargos antecedentes sobran en la historia albiceleste.

Crespo analizó, sin referirse específicamente, la aparente tristeza que atacó a Carlitos Tevez cuando se dio cuenta que no estaría entre los 11 en el debut ante Estados Unidos. «En un seleccionado argentino siempre hay que competir con grandes jugadores. En mi carrera me ha tocado perder y ganar en ese sentido. Por eso, el tema de la titularidad es muy relativo e ir al banco de suplentes no es tan grave», desdramatizó 'Valdanito'.

Crespo es un entendido en estos menesteres y lo certifica su rivalidad histórica con Gabriel Batistuta pasó a la historia. Por eso dice que lo alegró que todos sus compañeros «hayan prometido matarse por la camiseta de la selección. Nadie fue obligado a venir. Estamos aquí. Esta es la Copa América y es la chance que tenemos antes de las eliminatorias».

Aquí puso blanco sobre negro, y evidenció el discurso que supo impregnar Basile, sabiendo de algunos resquemores entre sus jugadores. El artillero subrayó la importancia de «ceder y amoldarse» a las necesidades del equipo para su buen funcionamiento colectivo.

«Lo primero que hay que hacer cuando uno se suma a este plantel es ceder, resignar algo, para que el equipo juegue mejor porque no se puede pretender que en un plantel de estrellas todos hagan las cosas para que uno juegue como en su club», insistió. Y luego afirmó su convencimiento de que «todos piensas igual», aunque aclaró que «si no es así, lo tendrán que aprender con el tiempo».

Luego recordó que la mayoría de los jugadores de este grupo consiguieron «cosas importantes» en sus clubes, pero «lamentablemente no hemos podido plasmar todo eso en la selección, tanto en la Copa América como en los Mundiales. No ganamos desde 1993 y la presión es grande», confesó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora