Crisis europea centró la cumbre Obama-Merkel

El norteamericano dijo no temer una recaída de EE. UU.

WASHINGTON.- El presidente estadounidense Barack Obama afirmó ayer que “no se debe permitir” que la crisis de deuda en países europeos amenace a la economía mundial, durante una conferencia de prensa conjunta con la Canciller alemana Angela Merkel.

“No se debe permitir que la economía global se ponga en riesgo” con la crisis de deuda que afecta a Grecia, Irlanda y Portugal, dijo Obama.

El presidente norteamericano afirmó que Alemania va ser un “líder clave” en el proceso que permitirá a Grecia salir de su actual crisis financiera.

“Confío en que el liderazgo alemán, junto con otros actores clave en Europa, nos ayudarán a llegar a un camino para que Grecia retorne al crecimiento y que su deuda sea más manejable”, dijo Obama.

“De todos modos, se necesitará paciencia y tiempo y hemos prometido cooperar plenamente en la tarea de resolver esos problemas, tanto desde el punto de vista bilateral como a través de instituciones financieras internacionales como el FMI”, dijo el mandatario estadounidense.

Obama afirmó además que no teme una recaída de Estados Unidos en la recesión económica, aunque admitió que es necesario acelerar la recuperación, luego de la publicación de varios indicadores desfavorables.

“No estoy preocupado por una recaída en la recesión”, dijo el mandatario estadounidense, pero subrayó que hay un “enorme trabajo por hacer” para fortalecer la recuperación económica en su país.

La crisis griega formó parte de los puntos que Obama y Merkel trataron este martes en su reunión bilateral en la Casa Blanca, en el marco de la visita oficial que cumple la jefa de gobierno germana a Washington.

Por su parte, Merkel aseguró que toda Europa es “muy consciente de su responsabilidad” hacia la economía global y afirmó que la está asumiendo junto con la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La canciller alemana eludió sin embargo responder directamente a si le preocupa la situación de la economía estadounidense, limitándose a decir que “cada cual debería asumir sus propios problemas”.

“En Europa tenemos las manos llenas ya con todo lo que tenemos que hacer y estoy absolutamente convencida de que al igual que nosotros asumimos nuestras responsabilidades, así lo hará también Estados Unidos”, declaró

El presidente recibió a Merkel en la Casa Blanca en un día caluroso y húmedo. Decenas de niños con banderas de Estados Unidos y Alemania estuvieron entre los espectadores aglomerados en el Jardín Sur para la ceremonia de bienvenida.

Merkel hizo notar también el vínculo entre las economías europeas y la de Estados Unidos.

“A lo largo de la crisis financiera y económica global, hemos visto lo interdependientes que somos’’, señaló. “Así, vemos claramente nuestra responsabilidad con Europa. Y estamos respaldando esa responsabilidad junto con el FMI’’.

Ambos líderes también tocaron el tema de las campañas militares encabezadas por la OTAN en Afganistán y Libia, y hablaron sobre Irán.

Obama buscó poner punto final a cualquier insinuación de que su relación con Merkel enfrentaba tensiones, elogiando el “enfoque pragmático’’ de la canciller en problemas complejos. (AFP/AP)

El presidente norteamericano aplaude a la mandataria alemana en una de las actividades que compartieron en la jornada de ayer.

AP


Comentarios


Crisis europea centró la cumbre Obama-Merkel