Critican la política de salud en el norte neuquino

Disgusto en Chos Malal por apoyo a empresas privadas.



CHOS MALAL (ACHM).- El desacuerdo de trabajadores de la salud con el proyecto del gobierno de respaldar con créditos a la medicina privada también viene del norte neuquino y en cambio solicitaron inversión para el sector público en áreas de informática y administración. En el Hospital Gregorio Alvarez de Chos Malal, empleados, técnicos y profesionales denunciaron que el sector público adolece de falta de insumos, instrumental y ambulancias en buen estado, debe superar obstáculos para derivar a pacientes de urgencia en vuelos sanitarios y no se cancelan los pagos a proveedores en término. Además, faltan medicamentos y existen retrasos el pago de viáticos a choferes, enfermeros y médicos.

“Las bondades de nuestro sistema de salud no son mérito de este gobierno”, dijeron los trabajadores del hospital local. Puntualizaron que “la salud pública de la provincia es buena, pero en gran medida ocurre por el esfuerzo e inventiva de los trabajadores del sector para compensar las deficiencias provocadas por la falta de política desde este gobierno en esta área”.

Mientras el gobernador Jorge Sobisch “declara públicamente su intención como política de Estado de apoyar económicamente la medicina privada, existen innumerables dificultades”, dijeron. Entre ellas, “la falta de insumos imprescindibles para una adecuada atención a los pacientes en ocasiones críticas” y citaron como ejemplo “instrumental de endoscopía, ambulancias en buen estado, utilitarios, instrumental adecuado para emergencias”.

Las deudas “han provo

cado la suspensión de la provisión de insumos o generado conflictos de difícil resolución en la administración hospitalaria”. También advirtieron la falta de presupuesto para mantenimiento de equipos de alto costo como el de rayos, vehículos, quirófano, que genera “frecuentes interrupciones de prestación por deterioro”.

Lamentaron “la falta de decisión política para montar un verdadero programa provincial de medicamentos que evite problemas en la provisión en cantidad y momento adecuado a pacientes que dependen de los mismos” y citaron a los epilépticos, psicóticos o cardiópatas.

El problema se extiende también a la “lentitud para nombrar recursos humanos” y señalaron el riesgo “para pacientes epilépticos, psicótico y cardiópatas llegando inclusive a tener que ser internados porque el Estado no tiene medicamentos o no los provee a tiempo”.

Otras dificultades se relacionan con la falta de camas en varios hospitales; de turnos suficientes en las especialidades críticas; lentas e interminables gestiones para conseguir insumos básicos como prótesis, lentes y audífonos que “terminan agotando la paciente en el esfuerzo de mejorar su calidad de vida”.


Comentarios


Critican la política de salud en el norte neuquino