Críticos dicen que los países no podrán protegerse

Ambientalistas y gremios temen al poder que adquieren las corporaciones



QUEBEC, Canadá.- Grupos ecologistas y gremiales dijeron ayer que el tratado de libre comercio propuesto para las Américas podría debilitar la capacidad de los países para proteger el medio ambiente y la seguridad pública y permitir a las compañías demandar a los gobiernos.

David Waskow, coordinador de política comercial del grupo ambientalista Amigos de la Tierra, dijo que un borrador del texto del tratado para un Area de Libre Comercio en las Américas (ALCA) "confirmó nuestros temores" de que el pacto permitiría a los inversores demandar a los gobiernos.

El borrador del capítulo de inversiones del ALCA, al que tuvieron acceso los grupos activistas, está fechado en noviembre y contiene muchos trozos entre paréntesis, indicando que la redacción no es definitiva.

Pero alimentó las inquietudes de que las cláusulas del Tratado de Libre Comercio (TLC) para América del Norte, que permite a las corporaciones demandar a los gobiernos por regulaciones que pongan en peligro sus inversiones, podría extenderse a todo el hemisferio, explicó Waskow.

Grupos ambientalistas y de consumidores dijeron que las cláusulas del Capítulo 11 del TLC debilitan la capacidad de los gobiernos para proteger el medioambiente, la seguridad y la salud públicas.

Citaron el caso de Methanex Corp., una firma canadiense que demandó al estado de California por cerca de 1.000 millones de dólares por su plan de retirar gradualmente del mercado el MTBE, un aditivo de combustibles que contamina las reservas subterráneas de agua.

Marc LaViolette, presidente de la Confederación de Sindicatos Nacionales, el mayor gremio de Quebec, dijo que las cláusulas del ALCA que permiten a los inversores demandar a los gobiernos "en caso de guerra, revolución o conflicto social" también son preocupantes.

"¿Qué es un conflicto social? Una huelga es un conflicto social", dijo LaViolette.

Frank Vargo, vicepresidente para el comercio internacional de la Asociación Nacional de Fabricantes en Washington, dijo que los grupos gremiales y ambientalistas sobrestiman el impacto de la cláusula de protección de inversiones del TLC.

Fuerte dispositivo de seguridad

Québec, Canadá (EFE).- Las autoridades canadienses han detenido a seis personas en posesión de lo que portavoces policiales han calificado como "material explosivo y militar", a dos días del inicio de la III Cumbre de las Américas y después de "meses de investigación".

En medio de un gran despliegue informativo, portavoces de la policía provincial de Québec y de la Policía Montada de Canadá han mostrado a los medios de comunicación el material capturado a los seis detenidos, incluidas bombas de humo, bombas aturdidoras, bengalas, bates de béisbol y otro material calificado como "militar".

Los portavoces policiales calificaron el material capturado como "muy peligroso" utilizado en determinadas circunstancias.

El portavoz de la Policía Montada canadiense, Mike Gaudet, indicó que las bombas de humo pueden causar gran confusión y caos tras ser arrojadas, y su uso estaba pensado para "desestabilizar" a manifestantes pacíficos. Gaudet también señaló que las bombas aturdidoras son "de alta capacidad" si explotan cerca de individuos. Dos personas fueron arrestadas en las cercanías de Montreal el martes y el resto el miércoles cuando viajaban hacia la ciudad Québec -capital de la provincia canadiense - y se encontraban a 40 kilómetros de la ciudad. (EFE)

Ya está acordada la "cláusula democrática"

La III Cumbre de las Américas va a aprobar un documento final en el que se incluirá una "fuerte" declaración especificando que cualquier alteración del orden constitucional en un país será un obstáculo "insuperable" para integrarse a la "gran familia" americana.

Las fuentes consultadas indicaron que, aunque la declaración política no establecerá un vínculo directo entre la llamada cláusula democrática y la participación en el ALCA "habrá una clara relación" entre ambos. Aprovechando que la cumbre se celebra en Canadá, un país que muchos latinoamericanos creen que tiene más autoridad moral para hablar de democracia en la región que Estados Unidos, se quería darle mayor fuerza a la cláusula, estipulando que cualquier gobierno no democrático será excluido también del proceso del ALCA , aunque finalmente no prosperó. "El problema es quién decide quién es democrático y quién no", dijo el embajador venezolano Ignacio Arcaya.

En los últimos años, especialmente tras el caso peruano en el que el dimitido y fugitivo presidente Alberto Fujimori utilizó medios pseudolegales para mantenerse en el poder, los países de la región se han percatado de las amenazas a la democracia que suponen nuevas técnicas de "ingeniería política".

Por eso, la declaración se refiere a atentados contra la independencia del poder judicial, el control de órganos electorales o las violaciones a los derechos humanos y a la libertad de expresión.


Comentarios


Críticos dicen que los países no podrán protegerse