Cruce de intendentes por una ocupación

El jefe comunal de Cordero fue intimado por su par de Cinco Saltos por el paraje.

Archivo

CORDERO (ACE).- El intendente de esta localidad, Fabián Galli, criticó duramente a su par de Cinco Saltos, Liliana Alvarado, por intimarlo por carta documento antes de utilizar la vía políticas para zanjar las diferencias entre ambos sobre la ocupación en la península de Tortuguitas, a la vera del Pellegrini. “Este conflicto no debería ser un tema de resolución del intendente, sino que es un tema a tratar entre los concejos deliberantes de cada localidad”, cuestionó Galli. Planteó también que la comisión de límites en la Legislatura podría haber sido una vía, sin embargo, la intendenta “prefirió la confrontación”, se quejó. Galli planteó que la discusión respecto a si los ocupantes de la península de Tortuguitas corresponden a Cordero o Cinco Saltos, “es estéril, sin sentido y de fácil solución si el gobierno de Cinco Saltos accede a reconocer a los ocupantes históricos del paraje Las Tortuguitas, e informar a la comunidad cuáles serán los proyectos que allí se ejecutarán”. Especificó que el paraje, ubicado en la costa del Pellegrini “es asistido históricamente por la municipalidad de Cordero, por eso consideramos que la jurisdicción administrativa nos corresponde”. Además aclaró que “previo a la escritura logradas por Cinco Saltos, cuando las tierras eran del Nación, había en el lugar “pobladores históricos con más de 30 años de residencia”. Especificó que se trata de “las familias de Roque Vazque; de Benio Vazque; de Felipe Osés y de Figueroa”. A ellos se sumó “un quinto ocupante quien sería la persona que los ayudaría a ejecutar la obra de agua potable y que Cinco Saltos nunca le brindó”. En un extenso escrito, Galli manifestó que Cordero y Barda no discutirán más esa jurisdicción y acompañarán el proyecto saltense cuando se cumpla el reconocimiento de estos primeros pobladores como asentados en el lugar previos a la escrituración a favor de Cinco Saltos. “Esta gestión está interesada en el cuidado medioambiental y se sabe que las infiltraciones de las aguas residuales domésticas de la villa, drena sus pozos negros a las aguas del lago Pellegrini; y es a causa de esta contaminación que el lago tenga, con olor y sabor desagradable, a causa de la multiplicación de algas en suspensión y el agotamiento del oxígeno, en un proceso que se conoce como eutrofización”, cuestionó.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora