Cruces entre Nación y gobierno porteño por subsidios y el ABL



El Gobierno anunció hoy que dejará de subsidiar los servicios de luz, gas y agua potable de los edificios públicos porteños, tras lo cual la administración de Mauricio Macri comenzó a analizar cobrarle el impuesto de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) a las dependencias federales. Con ácidas críticas a Macri, el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el de Economía, Amado Boudou, anunciaron en conferencia de prensa que a partir del 1º de diciembre dejarán de subsidiar a 2.157 establecimientos de la Ciudad, por un monto estimado en 164,7 millones de pesos. Asimismo, desde el 1º de diciembre lo mismo se hará con el alumbrado público de la Capital, que implica 64,1 millones de pesos, al igual que en las autopistas 25 de Mayo, Illia y Perito Moreno, por un valor de 1,7 millones de pesos. Boudou justificó la quita de los subsidios al aumento del ABL que dispuso Macri: “No es razonable que si un gobierno cobra un aumento a los usuarios siga manteniendo el subsidio del gobierno nacional (sería) un enriquecimiento sin causa”. También puntualizó que desde 2007 hasta la fecha, se aumentó en promedio un 267 por ciento el ABL y rechazó la hipótesis de que los nuevos incrementos de ese gravamen tengan que ver con la inflación, porque “el presupuesto (para el año que viene) enviado por Macri contiene una tasa de inflación anual de 9,2%”. “Hay que bajar los niveles de hipocresía y mentira”, enfatizó Boudou en el marco de sus cuestionamientos a Macri. Tras el anuncio del gobierno nacional, altas fuentes de la administración del PRO no descartaron que se vaya a aplicar a las dependencias federales el ABL que fue cuestionado por el gobierno nacional, al punto que el ministro y vicepresidente electo llegó a comparar a Macri con Margaret Thatcher. El ABL de la Ciudad “es un sistema realmente muy regresivo que está utilizando el sistema fiscal del gobierno del ingeniero Macri, que tiene que ver, por ejemplo, que con el nuevo sistema de ABL hay un monto fijo de 600 pesos mínimo para cualquier inmueble, sea cual sea la forma del valor de esta vivienda”, subrayó Boudou. “Es muy parecido a los ‘poll tax’ que impulsaba Margaret Thatcher en Londres: no importa cuál era el valor, para todos era igual. Esto tiene un fuerte carácter regresivo”, recordó. De esta manera, Boudou se refirió a la reforma fiscal que intentó impulsar Thatcher en el gobierno británico, en la que se pretendía introducir el tributo ‘poll tax’, con el que se obligaba a pagar a los ciudadanos por igual, independientemente del nivel de ingresos y de la zona en la que residieran. El jefe de gobierno porteño, tras las declaraciones de Boudou y De Vido, respondió: “Todos tienen que tener un tratamiento igualitario. Lo más importante es que se vienen tiempos difíciles en Argentina. Tenemos enormes desafíos pero también muchas oportunidades. Estos desafíos tenemos que cruzarlos trabajando juntos, sin violencia, sin agresión”. Según Macri, “el tono de la conferencia de prensa no fue en el tono que viene empleando la Presidenta. Tengamos cuidado: hay que seguir trabajando, nosotros no vamos a salirnos del eje”. Agencia DyN


Comentarios


Cruces entre Nación y gobierno porteño por subsidios y el ABL