Cuando el fútbol es cosa de vida o muerte

Ayer, Fillol recibió una amenaza telefónica para que renuncie; si no lo iban a matar.



“Renunciá o sos boleta”.

La amenaza le llegó a Ubaldo Fillol a través del teléfono. El mismo director técnico lo confirmó ayer, motivo por el cual realizó la denuncia policial, pero remarcó que no piensa en renunciar y sostuvo que no tiene miedo. “Que nadie tenga dudas que seguiré adelante”, fue la frase que utilizó Fillol al finalizar la conferencia de prensa que brindó ayer, en la que confirmó las amenazas de muerte que recibió el lunes por la noche en su hogar.

Si algo faltaba para que los días de Racing sean aún más convulsionados era esta amenaza de muerte a Fillol, a quien un desconocido llamó a su hogar, según comentó el propio entrenador, y le dijo a su suegra que si no renunciaba a su cargo era “boleta”.

Las amenazas sufridas por el técnico tuvieron lugar justo un día después de que los jugadores del plantel profesional se reunieran con integrantes de la barra brava, aunque Fillol señaló que “esto no tiene nada que ver con la hinchada de Racing”.

“Las versiones que hay sobre las amenazas son ciertas. Me vi obligado a hacer la denuncia, pero más no puedo decir. Yo sabía que esto se iba a dar a conocer, lamentablemente”, comenzó explicando Fillol al finalizar la práctica de Racing, realizada en el predio Mis Marías, de Escobar.

Pero el técnico, con el correr de las preguntas amplió sus dichos. “El mensaje era que 'deje de ser el técnico de Racing o soy boleta'. Un mensaje mafioso, que no sé de donde viene pero sí está relacionado con el tema Racing. Ojo, que no quiero que se tome a mal esto. Pero digo que está relacionado con el club porque me piden la renuncia”.

“Llamaron a casa, yo no estaba y justo atendió mi suegra. Hace quince días recibí amenazas, pero ahora lo hicieron de muerte y es distinto. Por eso me vi obligado a hacer la denuncia”, remarcó el 'Pato'.

Fillol realizó la denuncia en la comisaría 37, de Belgrano R, y por ese tema, el técnico de Racing y su familia desde esta mañana tienen custodia policial.

“Estas son la reglas del juego. Infelizmente en este país tenés que vivir con los teléfonos pin

chados o con patrulleros en la puerta de tu casa.”, pareció resignarse Fillol.

Por los hechos del lunes y debido a que habitualmente concurre a las prácticas del plantel de Racing, hoy estuvo presente en Escobar el titular de Blanquiceleste, Fernando Marín. El gerenciador fue para apoyar al plantel y se enteró durante el entrenamiento de las amenazas sufridas por Fillol. Al finalizar el trabajo de los jugadores, Marín mantuvo una charla con el técnico y se retiró del predio sin realizar declaraciones, sólo repitió que “no es política de la empresa despedir entrenadores”, por lo cual la continuidad de Fillol sólo depende de él. (Télam)

 

“Fue una charla cordial, pero sentí miedo” ¿Entonces: apriete o qué?

Miedo. Eso sintió Milovan Mirosevic cuando debió enfrentar a los “barra bravas” de Racing, ayer luego del entrenamiento y cuando tuvo que hacer referencia al suceso, horas después, ante la prensa.

El volante chileno dijo haber sentido miedo durante el encuentro con los hinchas, pero también trató de minimizar la cuestión aclarando que todo se dio en un clima cordial. “En ningún momento de la charla nos sentimos amenazados. Creo que se exageró más de lo que realmente fue”, contó ayer Mirosevic sobre la reunión que los referentes del plantel de Racing mantuvieron ayer con cinco barras bravas.

Además, Mirosevic, quien fue el primer jugador parado por los barras en la colectora de la ruta Panamericana, en Escobar, reconoció que no es la primera vez que tienen “conversaciones” con estos hinchas y dijo que sabían que iban a ir al entrenamiento. “Ellos no es la primera vez que vienen. Seguramente que la situación que estamos pasando no le agrada a nadie, pero los hinchas mostraron preocupación y nos vinieron a dar el apoyo”, aseveró.

“Nosotros -continuó Mirosevic- sabíamos que iban a venir y como fui el primero que pasó se dieron esas circunstancias. Pero como ya estaba pactado y como a ellos los conocía no tuvo problemas en parar el auto. Siempre están con nosotros y está todo bien”.

Por este episodio hoy el Comité Provincial de Seguridad Deportiva (Coprosede) realizó una denuncia ante la Unidad Funcional de Instrucción número 2 del departamento judicial de Zárate-Campana, a cargo del juez Juan José Maraggi.

“Creo que en este momento es bueno que la gente que siempre alienta nos brinde su apoyo”, enfatizó Mirosevic. Al ser consultado sobre si conocía que supuestamente los barras con los que hablaron tienen antecedentes penales, el chileno explicó que él “con los hinchas de Racing” no conversaba “sobre sus cosas personales. “Tenemos un cariño mutuo por Racing y nada más”.

Así lo vivió Mirosevic, con miedo. Aunque lo intente minimizar… por miedo. (Télam/AR)

 

Hay una denuncia por la reunión

El Comité Provincial de Seguridad Deportiva (COPROSEDE) denunció ante una fiscalía de Zárate-Campana la posible comisión de delitos durante la reunión que mantuvieron algunos jugadores de Racing y barrabravas de ese equipo en Escobar.

Los miembros del COPROSEDE realizaron la presentación por el posible delito de coacción (en caso que los jugadores se hayan sentido amedrentados) y por el artículo 5° de la ley 24.192.

Ese artículo establece que puede ser reprimido con prisión de 1 a 6 años el que instigare, promoviere o facilitare de cualquier modo, la formación de grupos destinados a cometer alguno de los delitos previstos en la presente ley.

La presentación judicial fue hecha ante la UFI 2 de Zárate-Campana, a cargo de Juan José Maraggi.

La acción judicial se motivó a partir del encuentro que jugadores de Racing mantuvieron con barrabravas.

La denuncia del organismo de seguridad provincial se dio a conocer el mismo día en que Ubaldo Fillol, entrenador de Racing, anunció que recibió amenazas de muerte telefónico sino renunciaba a su cargo. (DyN)

Nota asociada: También hubo tiempo para el fútbol  

Nota asociada: También hubo tiempo para el fútbol  


Comentarios


Cuando el fútbol es cosa de vida o muerte