Cuando la base no está



NEUQUEN (AN).- Pese al ritmo de un mercado de trabajo cada vez más acotado, las universidades argentinas aún mantienen su nivel de excelencia de modo que sus alumnos sientan atenuado el salto de lo académico a la práctica laboral. Aunque, muchas veces, la formación tiene algunas falencias.

Así lo manifestó la especialista Gloria Scavuzzo, quien sostuvo que uno de los problemas es la falta de estimulación del pensamiento crítico por parte de las universidades hacia sus alumnos.

Por otro lado, el consultor Mauro Poma no dudó en señalar que no siempre la formación superior está a la altura de las circunstancias.

"Depende de qué carrera y facultad se trate", indicó.

Según Poma, quien además del reclutamiento de personal ofrece cursos de capacitación, la mejor facultad es el profesional o técnico mismo.

"La persona tiene que ir más allá de lo que se está trabajando o estudiando, hay que capacitarse y abrir el paraguas", remarcó.

Tanto Pomar como Scavuzzo, coincidieron en admitir que los problemas de formación no recaen en las universidades, sino en la educación secundaria.

"El nivel de facultad dentro de todo está, el problema viene más abajo. Hay casos de personas que abandonan la universidad o ni siquiera pueden ingresar a ella por la mala base que llevan. No llegan al nivel de la universidad, más allá de lo económico", explicó el responsable de HRS con asiento en Cipolletti.

Notas asociadas: Qué factores condicionan el acceso a un buen trabajo

Notas asociadas: Qué factores condicionan el acceso a un buen trabajo


Comentarios


Cuando la base no está