Cuando ser segundo deja un saldo positivo

Hernández encontró recambio. Mázzaro cumplió



No pudo conseguir el título en el Torneo de las Américas, pero el balance es muy positivo. Argentina fue subcampeón en una competencia en la que no tenía obligaciones y si bien se perdió ante Brasil en la final, Sergio Hernández se armó de un grupo más que interesante. Incluso, varios nombres demostraron que están en condiciones de pelearle un lugar a los campeones olímpicos.

El plantel que llevó la 'Oveja' estuvo conformado con sólo dos dorados en Atenas: Leo Gutiérrez y Gaby Fernández. Los demás llegaron a República Dominicana con poca experiencia y dos tuvieron el “bautismo” internacional: Antonio Porta y Juan Gutiérrez.

La apuesta del DT fue fuerte, ya que sabía que iba a enfrentar a rivales duros, entre los que estaban Brasil (con cuatro NBA), Estados Unidos, Puerto Rico y el local, que defraudó y se quedó sin Mundial.

A la hora de analizar el rendimiento del equipo argentino a través de diez extenuantes partidos surge la nítida comprobación que cumplió y superó las expectativas de los más optimistas.

Después de la derrota ante México en el inicio, empezó a bajar rivales y ni siquiera la caída ante Panamá sirvió para que el elenco albiceleste se quede sin chapa de favorito.

En la final ante los brasileños, se dio un partido parejo, que se quebró definitivamente cuando Leandrinho empezó a jugar como un NBA. El escolta de Phoenix la dejó “chiquita” y con un último cuarto colosal, dejó sin chances a Argentina.

Dentro de la 'plaga' de datos que se trajo el DT, sobresale el del reginense Julio Mázzaro, quien tuvo el mejor porcentaje de triples (51). Si bien corre desde atrás a Paolo Quinteros, el rionegrino sumó fichas de cara al futuro, para ser el suplente de un tal Emanuel Ginóbili.

Entre los candidatos a luchar por un lugar en el equipo A, quedaron Hernán Jasen, Federico Kammerich y Román González, además de Quinteros.


Comentarios


Cuando ser segundo deja un saldo positivo