cuatro cambios clave para el nuevo negocio



En términos conceptuales, la nueva ley establece cuatro cambios centrales con respecto a la 17319, norma vigente que regula la industria petrolera. 1. Regula el negocio shale. El proyecto tipifica a los no convencionales y establece un régimen de concesiones diferenciales. Las operadoras podrán pedir una concesión shale por 35 años en una porción más chica de su bloque, renovables por 10 años más. 2. Establece nuevos plazos de concesión y de prórrogas. Achica el período exploratorio (de 9 a 6 años). Deja en 25 años la concesión convencional, en 30 la off shore y en 35 la no convencional. Promueve prórrogas por 10 años de forma indefinida, algo que no contemplaba la ley anterior. 3. Regula mecanismos de captura de renta provincial. La ley actual abre la posibilidad a las provincias –por omisión– de crear cualquier mecanismo de captura de renta. La nueva sólo les deja percibir un bono de ingreso y de prórroga con un tope. Las regalías siguen al 12%, pero se pueden aumentar al 15% en una prórroga y hasta los 18 puntos en las sucesivas extensiones. Se prohíbe la reserva de áreas, un mecanismo que usaron todos los gobernadores con sus empresas. Agrega el pago de un 2,5% de la inversión inicial en RSE y promueve un aporte en obras financiado por Nación. 4. Agrega medidas promocionales. Permite rebaja de hasta 25% de regalías en concesiones no convencionales que se pidan en los próximos tres años. Convierte en ley los beneficios del decreto 929, que permite disponer del 20% del crudo a las empresas que inviertan más de u$s 250 millones.


Comentarios


cuatro cambios clave para el nuevo negocio