Cuatro ejemplos de los efectos del cambio climático

Habitantes de cuatro pueblos, entre ellos uno argentino, contaron cómo les cambió la vida la modificación del clima





La localidad de Aarón Castellanos, en el sur de la provincia argentina de Santa Fe, es uno de los muchos testigos de que el cambio climático ya está ocurriendo en el mundo.

En la última década se registró un fuerte incremento de las lluvias anuales, que pasaron de fructíferos 800 milímetros anuales a unos 1.200 -para colmo concentrados en pocas precipitaciones masivas-.

Esto llevó a que la laguna vecina al pueblo aumentara su espejo de agua de no más de 5.000 hectáreas a unas 30.000 en 1997 y a 50.000 en 2001, anegando campos, cortando una ruta internacional e interrumpiendo también las vías ferroviarias.

Ahora apenas retrocedieron las aguas hasta cubrir 30.000 hectáreas y nadie prevé que, aun con obras de canalización, pueda bajar ya de 10.000 hectáreas.

La salinidad de las aguas no permite tampoco una recuperación rápida de las tierras aun cuando la laguna se desagote parcialmente. Osvaldo Bonino, presidente comunal de Aarón Castellanos, reseñó el proceso en una reunión organizada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en el marco de la X Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre Cambio Climático (COP 10) que se celebró en Buenos Aires. WWF creó el programa Testigos Climáticos con el fin de dar a las personas y comunidades afectadas por el cambio climático la oportunidad de expresar sus problemas y para asistirlos para enfrentar los inevitables efectos del calentamiento global.

El objetivo es desarrollar material con base científica sobre impactos locales del cambio climático para usarlo en campañas públicas en todo el mundo, dijo Jennifer Morgan, de WWF.

Muchos de los 600 habitantes que tenía el pequeño poblado de Aarón Castellanos tuvieron que abandonar su tradición de agricultores y gana

deros, para transformarse impensadamente en pescadores. Sin embargo, Bonino destacó que la pesca de pejerrey no fue más que un recurso sustitutivo pasajero, ya que la explotación irraccional llevó pronto a su agotamiento. «Hoy hay más pobres y desocupados, los jóvenes se van, ya sólo quedan 300 habitantes en el pueblo», dijo el jefe comunal, quien señaló que existe un proyecto para revitalizar la pesca sustentable, pero que el pueblo carece de recursos.

Otro testigo que presentó su historia en la COP 10 fue Penina Moce, habitante del pueblo de Udu, en la isla de Kabara en Fidji. Kabara es una isla que carece de ríos naturales, por lo que la comunidad depende fuertemente de las lluvias para abastecerse de agua potable, que recolecta en grandes recipientes.

Debido al pequeño tamaño de la isla y sus características rocosas, son limitadas las áreas cultivables. La principal fuente de alimento para la población proviene de los recursos marinos. Sin embargo, desde hace unos años las precipitaciones comenzaron a disminuir, por lo que los habitantes se vieron obligados a recoger agua de pozos, que en general son una mezcla de agua dulce y salada. Además, se registró una disminución de la cantidad de peces, y los pescadores deben capturarlos en aguas cada vez más profundas.

Por el contrario, en la isla de Bali, que integra el archipiélago de Sunderbans, en la India, las lluvias se incrementaron considerablemente en los últimos años. Fuertes ciclones golpean la isla, y las inundaciones son una constante, tanto por las intensas precipitaciones como por el aumento del nivel del mar, relató Anil Mistry, habitante de Bali.

La economía de la isla se basa en la agricultura, la pesca, la extracción de madera y la recolección de miel. El aumento del nivel del mar causa una intrusión de agua salada en los campos cultivados y las pérdidas de las cosechas. Además, la erosión del suelo está ocurriendo a un ritmo veloz. El cambio en el sistema climático, con veranos más largos, está poniendo en un serio riesgo el abastecimiento de alimentos y agua dulce de la población. No sólo las regiones costeras están en peligro por el cambio climático.

También la región montañosa del Everest, en el Himalaya, sufre sus devastadores efectos. Norbu Sherpa explicó que se están egistrando importantes cambios en los glaciares, que se están derritiendo, al tiempo que aumenta el tamaño de los lagos glaciarios. Esto está asociado a un mayor riesgo de inundaciones, que amenazan «todo lo que construimos e hicimos crecer con tanta dificultad», señaló. Sherpa fue testigo de una importante inundación ocurrida en agosto de 1985, que arrastró cinco casas -una de ellas la suya-, suelos fértiles y cabezas de ganado. Su familia perdió todo. «Esa inundación cambió mi vida», aseguró.

Estos cuatro relatos muestran que los efectos del cambio climático tienen diversas manifestaciones en distintas partes del mundo. WWF tiene en marcha seis proyectos del programa Testigos Climáticos. Además de Argentina, Fidji, India y Nepal, también están Australia y Alaska.

 


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cuatro ejemplos de los efectos del cambio climático