Cuatro jefes del Ejército imputados por la muerte de un soldado

En septiembre del 2012, un ejercicio con explosivos sin medidas de seguridad terminó con la vida del roquense Néstor Leandro Paz, que filmó todo con su celular. Por las irregularidades, dos coroneles enfrentan la acusación de homicidio culposo. Otro coronel y un general serán indagados por incumplimiento de deberes.

Fue durante un ejercicio con explosivos

ZAPALA (AZ).- Cuatro altos jefes militares fueron imputados por la muerte del soldado Néstor Leandro Paz, ocurrida en medio de un ejercicio de demolición en la guarnición de Las Lajas en septiembre de 2012. Paz, de 22 años y oriundo de General Roca, fue alcanzado por una esquirla y falleció dos días más tarde en una clínica de la capital neuquina.

El fiscal federal Miguel Loughlin, quien tiene a su cargo la investigación del hecho, consideró que hubo graves negligencias de parte de las autoridades militares que desarrollaron el procedimiento donde resultó herido el soldado voluntario. El fiscal evaluó que no sólo no dieron aviso a la Justicia en tiempo y forma sino que además hubo impericia o negligencia en el ejercicio que le costó la vida a este chico. La causa tuvo varias irregularidades que motivaron denuncias paralelas de la fiscalía por incumplimiento a los deberes de funcionario y falsedad ideológica.

Entre los acusados están los coroneles Buscaglia y Cristian Germán Españon quienes tenían a su cargo el ejercicio. Ambos están imputados por la fiscalía por el delito de homicidio culposo y deberá prestar declaración indagatoria en los próximos días.

También aparece como acusado, en este caso del delito de falsedad ideológica, el general retirado Eduardo Ramón Costa y el coronel Carlos Fabián Avello, por incumplimiento a los deberes de funcionario público. Costa será indagado el 20 de agosto próximo y Avello el 25.

El hecho ocurrió la tarde del sábado 29 de septiembre en momentos en que se desarrollaba un ejercicio con explosivos en la guarnición de Las Lajas. De acuerdo a la investigación de la fiscalía, no se tomaron las medidas de precaución necesarias y se permitió la presencia de público a una distancia menor a la establecida en el manual de procedimientos.

“Había gente parada, otros sacaban fotos y filmaban pero no se tomaron los recaudos necesarios”, expresó el fiscal, en diálogo con “Río Negro”.

Un ejercicio de demolición en la unidad militar la costó la vida a Paz.

Uno de los espectadores era el soldado Paz quien al momento de la explosión se encontraba filmando la secuencia con su celular (ver aparte). Una de las esquirlas se le incrustó en el estómago y le provocó una severa hemorragia. De milagro no hubo más heridos porque los pedazos de hierro del riel de ferrocarril que hicieron estallar volaron en todas direcciones.

Paz recibió las primeras atenciones en el campo y desde allí lo subieron a una ambulancia que debía trasladarlo al hospital lajeño. Sin embargo el vehículo militar tuvo un desperfecto en el camino y hubo que esperar que llegara un auxilio para completar el trayecto. En el nosocomio trataron de estabilizaron pero ante la gravedad del cuadro resolvieron derivarlo al hospital de Zapala.

En esta ciudad fue intervenido por la doctora Mirta Chumbita quien recolectó una prueba clave por la causa. En esa intervención le extrajeron la esquirla y unas horas después, sobre la medianoche del sábado, decidieron llevarlo a un centro de mayor complejidad en Neuquén.

Archivo: entrevista a la madre del soldado.

D3awkbojSAE


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora