Cuesta mucho tener confianza



“Neuquén es confianza”, la frase de cabecera del gobierno provincial, recorre el mundo. Al mismo tiempo que Gustavo Luza apretó el puño para festejar el segundo punto de Argentina sobre Marruecos en la Copa Davis, las mangas de su remera se estiraron y el slogan impulsado por Jorge Sobisch y compañía se vio clarito en el estadio de Agadir.

La historia tuvo un nuevo capítulo, esta vez dentro de la cancha, con Lucas Arnold. Fue ayer, cuando el doblista también apareció en ese “adicional” en la remera.

Conocer detalles de la operación es una misión casi imposible, pero las pistas existen. En la reunión de los miércoles de la Confederación Neuquina de Deportes y ante la presencia de más de treinta dirigentes, a uno de ellos se le escapó: “el fin de semana habrá una sorpresa que costó 300 lucas…” ¿Será esta?

Tanto el capitán de la Davis como el jugador estuvieron en tierras neuquinas el año anterior. El entrenador participó de una clínica callejera y Arnold fue de la partida en la cuarta edición del Abierto de la Patagonia, que se disputó en El Rincón Club de Campo.

Sus visitas cayeron como anillo al dedo al gobierno y dos meses más tarde, hubo sorpresa en tierras marroquíes. Está claro que esta apuesta tiene que ver con dos clásicos del estado provincial: una firme incursión en el deporte espectáculo y que Neuquén sea conocido en todo el mundo.

De hecho, la última gran jugada -Premundial de básquet del 2001- se hizo con el objetivo de que más de 180 países conozcan la provincia a través de la televisación de ESPN. Un año más tarde, con Argentina

Más información

El dobles liquidó la serie y Argentina ya está en cuartos de final

Más información

El dobles liquidó la serie y Argentina ya está en cuartos de final


Comentarios


Cuesta mucho tener confianza