Cuestión militar



Análisis

En la Argentina no hay una “cuestión militar”. “Cuestión” vista como tema complejo, como elemento prioritario para el sistema político.

Incluso en la misma opinión pública el tema no figura desde hace años con características de urgente.

En relación con tiempos que ya se alejan, éstas son características muy distintivas hoy en la vida nacional.

Este perfil expresa la adecuación con que el conjunto de la sociedad se inscribe en el marco de la democracia que vive el país. Democracia temblorosa y de déficit varios, pero democracia.

Es este marco el que ha impedido que situaciones vividas hace pocas horas en el campo castrense hayan generado repercusiones de trascendencia.

El caso más concreto es el de la gestión que le cupo al jefe del Estado Mayor General del Ejército -Roberto Bendini- ante una orden impartida por el presidente Néstor Kirchner: descolgar los retrato de Videla y Bignone.

Fue una labor simbólica para el mandatario. Vía esa orden emitió ante el conjunto del las FF. AA. un mensaje sin eufemismos: mando yo.

Ejerció su poder desde la ausencia de una “cuestión militar” en la Argentina.

Y lo hizo proyectando la legitimidad de su poder desde el convencimiento de que cuanto más se extienda la convicción de que no hay “cuestión militar”, menos “cuestión militar” habrá.

O sea, procedió desde una reafirmación de su poder para reproducir más poder.

Pero la determinación del mandatario también alienta otras reflexiones.

Porque no es menos cierto que la tarea manual encargada a su amigo Bendini puede proyectarse negativamente sobre la imagen de mando de este general sobre el conjunto de la fuerza.

Y de ahí en más, que quienes apuntan a que el país tenga una “cuestión militar”, aún admitiendo lo trasnochado de ese deseo, trabajen para deteriorar la conducción de Bendini.

Porque ante aquella tarea, el jefe militar apareció resignado en su disposición a cumplirla

El presidente debió merituar con mayor énfasis cómo ratificar que tiene la batuta.

Posiblemente no era necesario poner a su íntimo amigo Bendini en situación incómoda.

No se requería reclamo de tanta obediencia para reiterar que en la Argentina no hay “cuestión militar”.

Carlos Torrengo

Nota asociada: Kirchner sumó más tensión con los gobernadores y hoy no va al congreso del PJ  

Nota asociada: Kirchner sumó más tensión con los gobernadores y hoy no va al congreso del PJ  


Comentarios


Cuestión militar