Cuestionan las trabas a la educación a distancia

Hay un "exceso de reglamentarismo" del ministerio.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Representantes rectorales del sistema "Red Universitaria de Educación a Distancia", que reúne a instituciones nacionales de ingreso público y gratuito, debatieron aquí sobre las políticas destinadas a esa modalidad educativa de creciente interés y expansión, pero que a la vez sufre la imposición de normativas federales que "limitan su desarrollo".

Así lo advirtieron la profesora Margarita Hraste, coordinadora general de la red; y el profesor Carlos Duhourq, coordinador por la Universidad Nacional del Comahue.

Las deliberaciones de los delegados rectorales de las universidades nacionales de todo el país, se realizaron el fin de semana en el asentamiento de la UNC en San Martín de los Andes, con distintos trabajos en comisión.

La red está preparando una investigación sobre esta modalidad en Argentina, durante los últimos 30 años, a la vez que trabaja en la organización del Cuarto Seminario Internacional de Educación a Distancia.

Sin embargo, el punto más conflictivo de la agenda es el desacuerdo de las universidades representadas en la red con la normativa específica impuesta por el ministerio de Educación de la Nación.

En ese sentido, Hraste y Duhourq explicaron que "hay exceso de reglamentarismo, que atenta contra la autonomía universitaria y, sobre todo, aplica exigencias a esta metodología de trabajo educativo que no son iguales a las que se solicita a los sistemas presenciales".

Por caso, enfatizaron que la modalidad presencial se desenvuelve con la autonomía propia de las universidades, pero "para la educación a distancia, que se dicta con esas mismas universidades, se imponen normas que terminan siendo verdaderas trabas para su desarrollo".

Los académicos dijeron que la educación a distancia ha tenido un crecimiento vertiginoso a partir del surgimiento de internet y, en particular, durante la última década en la Argentina, por diversas razones tales como la disper

sión y los problemas económicos, que impiden a muchísima gente acceder o mantenerse en el sistema presencial tradicional.

Sin embargo, "esta forma de adquirir conocimientos superando esas barreras, no se mide con la misma vara ni se propician normativas que aseguren su desarrollo y continuidad, cuando al mismo tiempo el ministerio (de Educación) impulsa la aplicación de nuevas tecnologías".

Ese contrasentido es el núcleo del informe que la red está preparando para el Consejo Interuniversitario Nacional, y que a la postre servirá de base para un firme reclamo a la cartera que dirige el ministro Filmus.

Hraste y Duhourq subrayaron que a la educación a distancia se le exigen cosas tan excesivas como los antecedentes en detalle de los técnicos que se ocupan de los equipos, o se inmiscuyen en aspectos del régimen de ingreso y concurso que forman parte de la autonomía de las universidades.

En contraste, no se aplican las mismas limitaciones a la educación privada a distancia, también de fuerte crecimiento en los últimos años.

"Creemos que así como el Estado debe asegurar el libre acceso y gratuidad de la enseñanza tradicional (presencial), también debe hacerlo con la educación a distancia", concluyeron los profesores.


Comentarios


Cuestionan las trabas a la educación a distancia