Culpan a grupos sunnitas



BAGDAD.- El primer ministro iraquí culpó a insurgentes sunnitas por una ola de ataques mortíferos en Bagdad que dejó por lo menos 95 muertos, y dijo que el gobierno debe revaluar la seguridad para hacer frente al desafío.

La declaración de Nuri al-Maliki es la primera admisión oficial de fallas en la seguridad después de un aumento de ataques desde el retiro el 30 de junio de los soldados estadounidenses de las ciudades iraquíes.

Las bombas que estallaron ayer dejaron por lo menos 95 muertos y más de 550 heridos.

Al-Maliki dijo que los atacantes quieren socavar los esfuerzos del gobierno por abrir calles y puentes y levantar barreras de concreto.

Agregó que el gobierno "debe revaluar nuestros planes y mecanismos de seguridad para enfrentar los desafíos terroristas y para aumentar la cooperación entre las fuerzas de seguridad y el pueblo iraquí´´.

Fueron los ataques coordinados más mortíferos este año y se producen mientras arrecian los temores de que los soldados del gobierno no estén preparados para imponer seguridad. (AP)


Comentarios


Culpan a grupos sunnitas