Adiós al escultor Enio Iommi

El reconocido artista falleció a los 87 años. En el MNBA de Neuquén se ve una obra suya.

“Sobre dos momentos”, una pieza de 2 metros por 1,60 en aluminio y madera.

15 may 2013 - 00:00

El reconocido escultor rosarino Enio Iommi –exponente del arte concreto–, falleció en San Justo a los 87 años y sus restos fueron despedidos ayer en la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta. “Lo importante para el artista es dejar algo a esta humanidad”, pregonaba el artista . Y él lo hizo. Incansable trabajador, Iommi fue protagonista activo de una generación que creyó en la utopía moderna y se convirtió en uno de los escultores argentinos más reconocidos del último siglo. Aquí, en el Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén, puede verse una de sus magníficas obras. Se trata de “Sobre dos momentos”, una pieza de 2 metros por 1,60, de aluminio y madera. Enio Girola nació en Rosario en 1926, se inició muy temprano en el oficio de la escultura, bajo la dirección de su padre, el milanés Santiago Girola, del mismo oficio. A lo largo de su carrera, al artista se dedicó al cincelado, esmaltado, relieve, calco, modelado en arcilla, cera y yeso, realización de maquetas, talla directa, fundición en bronce, chapa batida y dibujo. En 1945 realizó sus primeras esculturas concretas y, al año siguiente, fue uno de los miembros fundadores de la Asociación Arte Concreto-Invención. En 1946, firmó el Manifiesto Invencionista, junto a su hermano Claudio Girola, Lidy Prati, Tomás Maldonado, Raúl Lozza, Manuel Espinosa, Edgar Bayley, Alfredo Hlito, Oscar Núñez y Jorge Souza, entre otros. A comienzos de los años 50, en las series “Esculturas direccionales, Continuidades lineales y Construcciones espaciales”, empleó diversos materiales como alambre, aluminio, acero inoxidable o bronce. En 1952, integró el Grupo de artistas modernos de la Argentina, junto a Hans Aebi, José Antonio Fernández Muro, Claudio Girola, Sarah Grilo, Alfredo Hlito, Tomás Maldonado y Miguel Ocampo. Participó en 1958 en la Exposición Internacional de Bruselas y en 1960, representó a la Argentina en la II Exposición Internacional de Arte Concreto llevada a cabo en la Kunsthaus de Zurich. Al año siguiente intervino fuera de concurso en la VI Bienal Internacional de San Pablo y en 1964 integró el envío argentino a la XXXII Bienal de Venecia. En tanto, en 1969 participó en la I Bienal de Nüremberg. Invitado por el gobierno italiano, en 1968 recorrió Italia, Suiza, Inglaterra, Estados Unidos y Francia, oportunidad en que realizó dos esculturas para la ciudad de Cannes. Entre sus exposiciones individuales, destacan la exposición retrospectiva 1945/1980 en el Museo Eduardo Sívori (1980); “Para no caer en toques artesanales”, Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI), 1994; “Mis utopías vs. la realidad”, Galería Ruth Benzacar, 1999 y la exposición antológica realizada en el Centro Cultural Recoleta en el 2001. En 1975 fue nombrado Miembro de Número de la Academia Nacional de Bellas Artes, cargo al que renunció en 1999. Participó en las exposiciones internacionales “Argentina. Arte Concreto Invención 1945. Grupo Madí 1946”, en la galería Rachel Adler de Nueva York (1990) y “Abstract art from Río de la Plata. Buenos Aires and Montevideo 1933/53” en The Americas Society de Nueva York (2001).

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.