Andrés Calamaro, clásico y bohemio

Con sus viejos temas y los del disco nuevo hizo bailar a Neuquén.

Junto a su banda se presentó anoche en el Ruca Che.

23 sep 2013 - 00:00

NEUQUÉN (AN).-Andrés Calamaro no se hizo esperar mucho. Anoche, sólo 17 minutos después de la hora pautada, se sentó al piano y le regaló al estadio Ruca Che “Cuando no estás”, uno de los temas de su nuevo disco, “Bohemio”, que lo trajo otra vez al sur después de una espera de tres largos años. De anteojos, pañuelo en la cabeza, campera de cuero y de negro de arriba a abajo, Calamaro apareció en escena junto a la gran banda que lo acompaña en este tour que lo llevará mañana a Bariloche: Julián Kanevsky y Baltasar Comotto en guitarras, Mariano Domínguez en bajo, Sergio Verdinelli en batería, Germán Wiedemer en teclados. Ellos -la banda que lo acompañó en este disco que produjo cachorro López- fueron tan protagonistas como Calamaro, que todo el tiempo les dio espacio para que se luzcan. En el show hubo momentos para recordar el pasado y también para volver al presente. El público saltó, bailó y gritó con viejos conocidos como “Mi enfermedad” y “Crímenes perfectos”, y disfrutó de los nuevos temas que salieron a la calle hace apenas una semana. “Muchas gracias hombres y mujeres de Neuquén”, saludó él, desde el escenario, antes de meterse con otro de los clásicos de siempre: “Me arde”, que hizo que el estadio (que no estaba repleto) se pusiera de pie para bailar. “Deep camboya”, “On The Rock”, “El regreso”, “El Cantante”, e incluso un viaje en el tiempo de la mano de “Nadie sale vivo de aquí”. Calamaro repasó lo mejor de sus viejos discos para alternarnos con los nuevos temas de “Bohemio”. Hubo tiempo para la inolvidable e inoxidable “No me vuelvas la espalda por eso” (nunca mejor presentada por Calamaro como “Vamos a cantar un vintage retrofuturista”); para “Tres María s” y también para “Tuyo siempre”, “Estadio Azteca”, “Loco” y “El salmón”, que hizo saltar al estadio Ruca Che. A la hora de avanzar sobre los temas de “Bohemio”, el que salió a la pista fue Calamaro, que improvisó unos pocos pasos de baile antes de cantar su nuevo material. Después llegaron las nuevas: “Bohemio”, “Doce pasos”, “Tantas veces”, entre otros. “Gracias Neuquén, es la tercera vez que venimos a tocar en lo que va del siglo”, agradeció el cantante antes de arremeter con esos viejos clásicos -“Flaca” y “Sin documentos”- que son su marca registrada y son los que anoche al menos, hicieron bailar al Ruca Che

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.