Dibujo desaparecido de Klimt sale del armario

Una secretaria lo había “guardado” durante 41 años.

13 feb 2018 - 00:00

El dibujo “Zwei Liegende”, del pintor austríaco Gustav Klimt, que representa a dos mujeres acostadas y llevaba décadas desaparecido, acaba de aparecer en el armario de una secretaria de la Galería Nueva de Linz.

Según informaron las autoridades de la ciudad, la mujer ocultó la obra en el armario desde su jubilación, en 1977, con el aviso de que ésta fuera devuelta al museo tras su muerte. Ésta tuvo lugar el año pasado.

El dibujo será expuesto en el Museo de Arte de Lentos en el marco de la muestra “1918 - Klimt.Moser.Schiele. Bellezas reunidas”, que abrirá sus puertas el viernes próximo hasta el 21 de marzo.

El Klimt forma parte de una colección de cuatro obras que llevan décadas desaparecidas. Las tres restantes son pinturas de Egon Schiele: el óleo “Tote Stadt” (ciudad muerta), la acuarela “Junger Mann” (hombre joven) y el dibujo “Paar” (pareja).

Tras el hallazgo del Klimt, se espera que también reaparezcan las otras tres obras. No obstante, sigue vigente la recompensa de 5.000 euros que se ofrecía a quien diera indicios del paradero de las obras.

En el trasfondo del caso siguen flotando muchos interrogantes sobre las obras de Schiele. Hasta ahora, sólo se ha probado su existencia en base a la documentación del préstamo. “Pero no está claro si son auténticas o no, y no hay copias”, señala el responsable de cultura de Linz, Julius Stieber.

Según éste, sólo se sabía que el dibujo de Klimt había sido prestado en 1964 al Museo Albertina de Viena y devuelto. Después, se le perdió la pista. La Policía judicial reanudará las investigaciones.

“Es como una novela policíaca”, dijo a los medios el alcalde de Linz, Klaus Luger. En su testamento, la secretaria contaba que se dio cuenta de que tres lienzos de la Galería Nueva no estaban correctamente documentados. El entonces director, Walter Kasten, le entregó el dibujo de Klimt “con la petición de que callara”, contó Stieber.

Las cuatro pinturas fueron prestadas en 1951 a la Galería Nueva por su dueña, la artista Olga Jäger. El director del museo era por entonces Wolfgang Gurlitt, asociado al expolio de arte nazi y emparentado con Cornelius Gurlitt, que hace unos años saltó a los titulares al descubrirse que tenía un tesoro artístico oculto en su sótano.

No obstante, subraya Stieben, el documento del préstamo está firmado por Kasten, entonces empleado del museo. Tras la muerte de Jäger, sus herederos reclamaron la devolución de las obras, pero éstas habían desaparecido.

Al término de una larga disputa legal, la ciudad tuvo que indemnizar a los herederos con 8,3 millones de euros (10,2 millones de dólares). No obstante, el proceso no ha terminado: al constatarse que la madre de los herederos solicitó la devolución ya en 1990, el caso podría haber prescrito.

El tribunal regional de Linz tendrá que decidir al respecto. Según un portavoz municipal, no hay indicios de que la secretaria tuviera ocultas más obras desaparecidas.

dpa

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección