El futuro del Cine Teatro Español

27 may 2012 - 00:00

NEUQUÉN (AN).- A fines de 2011, la Asociación Española de Neuquén decidió no le renovarle el contrato de concesión del Cine Teatro Español a los hermanos Juan y Néstor Savron, quienes estuvieron al frente de la sala durante veinte años y cerrarla para ejecutar obras de refacciones en el edificio inaugurado en 1930. En marzo, luego de un minucioso análisis de las ofertas que se presentaron a la compulsa abierta, los españoles decidieron otorgarle la concesión del espacio a la Fundación Cultural del Banco Provincia de Neuquén (BPN), que será entonces, la encargada de administrar el Cine Teatro una vez que culminen las obras. Hoy, las puertas de la sala ubicada en Avenida Argentina 235, todavía se encuentran cerradas. Al respecto, el presidente de la Fundación BPN, Pablo Bongiovani, aseguró que aún “la asociación española está haciendo obras de estructura, camarines y foso. Están en obra pesada todavía”. Asimismo, Bongiovani confesó que “todavía no tenemos fecha, yo creo que en julio recién te voy a poder decir una fecha de apertura”. Entre las obras que se están ejecutando, se encuentra la construcción de un foso para que pueda tocar la orquesta neuquina, tal como lo propuso, en su momento, la Fundación BPN. “Es algo que le vamos a agradecer eternamente a la Asociación Española, porque nos dieron bolilla y están haciendo el foso. Ya probamos la orquesta ahí adentro y está bueno como va a quedar”. Tal como afirmó Bongiovani, gracias al foso, el Cine Teatro Español se transformará en “el único teatro en la Patagonia para hacer ópera”. Sin embargo, es aquí donde se desata la polémica y las opiniones se diversifican. Gran parte de los artistas locales piensan que el foso no es de utilidad y lo que hace es quitar capacidad a la sala, ya que para la realización del foso se retiraron dos hileras completas de butacas. En este sentido Sergio “Bomba” Guzmán sostuvo que “el foso es para cuando se hacen operas y el escenario en sí, no tiene las dimensiones como para hacer ópera”. Y recordó, “acá, en Neuquén, el último espectáculo de ópera que se hizo fue en el Ruca Che porque necesitaban unas dimensiones de escenario mucho más grandes de las que tiene el Cine Teatro Español. Entonces se está haciendo una fosa que no va a aportar absolutamente nada, y lo que se está haciendo es achicar el espacio de uno de los teatros mas grandes que hay en la ciudad”. Opiniones encontradas, el foso está hecho. Y, una vez que el Cine Teatro quede reinaugurado, la Fundación BPN promete tenerlo abierto a la mañana, a la tarde, a la noche, con chicos, con grandes, con producciones locales y de afuera, con teatro y con cine. Respecto al cine, tal como informó Bongiovani, “la propuesta va a ser distinta a los Villages, va a ser otro tipo de cine, por lo menos en el comienzo hasta que podamos hacerlo 3D, que es la idea”. El presidente de la fundación comentó que ya se realizó un acercamiento con el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) para convertir al Cine Español en espacio Incaa proyectando películas nacionales. “Están viniendo, en estas semanas, los técnicos del Incaa para chequear el estado del proyector de 25 milímetros que tiene el cine, que es muy bueno y que lo vamos a poner en valor”, comentó Bongiovani. La idea final es que la sala del Español sea digitalizada desde el Incaa. Sin embargo, para comenzar se seguirá utilizando el proyector existente debido a que en el país no hay stock de equipamientos tecnológicos por las trabas a la importaciones, según contó el presidente de la Fundación BPN.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.