El Viejo Teatro cumple su tercer año de vida

Lo festejará con nuevas propuestas culturales. Música, teatro, danza, plástica, cine y clínicas.

03 jul 2007 - 00:00

NEUQUEN (AN).- El Viejo Teatro está de festejos. Llega a su tercer año de vida con una grilla de variados espectáculos y un paquete de proyectos. Este espacio multicultural ampliará sus instalaciones y servicios y apuntará a reforzar las opciones para los fines de semana.

El Viejo Teatro nació de las cenizas del primer teatro independiente de la ciudad y fue construyéndose por el espíritu aventurero de jóvenes que buscaron allí un futuro mejor. Su pasado y su presente, escriben una historia que merece ser contada.

En el terreno baldío de Misiones 234, en la década del '70 y en pleno proceso militar, abrió sus puertas el Teatro del Bajo. Fue uno de los emprendimientos regionales que, honrando la mejor tradición del teatro independiente, abrió desde el ámbito del arte el camino de la recuperación de la democracia. Sin embargo, esta apuesta fue ignorada por gestión cultural estatal posterior a 1984 y el grupo tuvo que cerrar la sala en 1987. Los integrantes de El Establo, continuaron el camino de la cultura, conformando otras agrupaciones creativas y pedagógicas.

El edificio quedó abandonado a merced del tiempo y la soledad. Sus paredes fueron deteriorándose, el techo se vino abajo y el espacio se cubrió de basura y escombros hasta que hace tres años un grupo de jóvenes decidió alquilar las ruinas para inaugurar El Viejo Teatro. Readecuaron el lugar para que funcionara como teatro-bar y el éxito llegó más rápido de lo que sus creadores imaginaron. Hoy, El Viejo Teatro es el lugar por excelencia que todas las semanas eligen las bandas, los elencos de teatro, danza y títeres para mostrar sus producciones. "Cuando descubrimos el lugar eso era un rejunte de mugre, pero la ubicación y la fisonomía nos gustó. Lo alquilamos y ahí nos enteramos que allí había funcionado El Teatro del Bajo. La historia es fuerte por eso decidimos mantenerla", comentó Ezequiel Murguillo, uno de los dueños.

En el último año pasaron por allí más de cien bandas, elencos de teatro, danza, actores, cantantes y clowns.Allí actuaron entre otros, Abel Calzetta, Baltázar Comotto, Gustavo Giannini, la banda Las Pelotas, el doctor Poroto, el clown internacional Tomate Avalos y el elenco de El Taller de Mendoza con su obra "Humor de miércoles". De la ciudad y sus alrededores llegaron Siete Puntas, Canabislito Funk, Torito Freak, Quijote, La Seca. También se presentó un ciclo de cine con películas como "Pulp Fiction", "Amelie" y "Valentine" y varias producciones independientes. Se dictaron clases de teatro, literatura, tango y clínicas de música. Las exposiciones plásticas tampoco estuvieron ausentes. "De ahora en adelante la idea es continuar ampliando la propuesta para mantenernos y para satisfacer las necesidades de nuestro público", agregó Murguillo.

Luego de las refacciones y ampliaciones que se hicieron, el Viejo Teatro irá mutando según transcurran las horas del día. Por la mañana y al mediodía funcionará como resto bar, luego hasta las 19 ó 20 se dictarán talleres y clases de diferentes géneros artísticos. Por la noche volverá a transformarse en un bar, por donde desfilarán bandas de música, obras de teatro, danza y títeres y cada día la propuesta será diferente. "Este será un espacio abierto a cualquier expresión artística. Pretendemos que El Viejo Teatro siga siendo el lugar elegido para pasar un buen fin de semana, con propuestas de calidad", concluyó Ezequiel.

La agenda de julio ya está completa. Abuela Chanta abrirá esta semana, luego vendrá Signos y su tributo a Soda Stereo. Gustavo Giannini Quinteto, Siete Puntas, los cordobeses de Estazion, La Clínica del Rock de General Roca, Atame y Mutandina, también serán de la partida. El programa se completa con el Variette de Omar, la banda Doctrina y Atilio Piñero.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.