Entrevista con Lucio Balduini: jazz al sur

El guitarrista roquense vuelve a a la región para dos conciertos, en Roca y Neuquén. Viene a presentar “Leguizamonk, su actual proyecto con el también guitarrista Ernesto Snajer. Reciente ganador de un premio Gardel por su disco “El bosque brillante”, habló con “Río Negro” sobre el premio, sus discos y sus orígenes musicales.

14 jun 2018 - 00:00

Lucio Balduini entró a la música por la puerta del rock, pero el jazz lo atrapó cuando tomó clases de guitarra en la casa de Andrés Fuhr. Allí, todo era (sigue siendo) jazz. Las guitarras, el contrabajo del fondo, los músicos que la habitaban y sobre todo el propio Andrés Fuhr.

Hace poco más de dos semanas, Lucio Balduini fue premiado con el Gardel al Mejor Disco de Jazz por “El bosque brillante”, todo un espaldarazo a una sólida carrera en el ámbito porteño y sin techo a la vista.

Nacido y criado en Roca, Lucio Balduini (1979) vuelve a su ciudad para un concierto gratuito, hoy a las 18:30, en el IUPA, donde presentará “Leguizamonk”, el proyecto musical que lleva a cabo junto al guitarrista Ernesto Snajer y que en esta oportunidad sumará al baterista local Leo Álvarez. La gira continuará mañana en Neuquén donde el dúo tocará en Jubilo Bar desde las 21. En una charla telefónica, previa a su viaje a la región, Balduini nos cuenta sus sensaciones tras el premio Gardel y de qué se trata el “Leguizamonk”, entre otras cosas.

Entrevista con Lucio Balduini: jazz al sur
Esteban Sehinkman, Mariano Sívori, Lucio Balduini y Pipi Piazzolla, los músicos de “El bosque brillante”.

P- ¿Qué significa tocar en Roca?

R- Siempre voy, pero nunca se había dado de tocar. Esta vez voy a poder hacerlo con este proyecto junto a Ernesto Snajer. Será muy lindo tocar para la familia, los amigos, algo que no había podido hacer en todo este tiempo.

P- ¿Qué significó para vos este premio Gardel? Vos ya habías tenido este experiencia como parte del conjunto de Pipi Piazzolla, pero esta vez la industria premio tu disco.

R- No sé si todavía pude asimilar lo que significa. Es una sensación hermosa. Sí te puedo decir ahora es algo un poco ajeno al premio y es la cantidad de mensajes por todos los medios posibles de gente amiga, músicos, personas con las que hacía mucho no tenía contacto, me sentí muy querido. No pude dimensionar el premio desde lo musical, la verdad, pero es un gran mimo para lo que uno hace.

P- El premio te permitió dimensionar el lugar que ocupás en la música.

R- Sí, y por eso me tomó muy de sorpresa tantos mensajes de afecto y uno tiende a pensar que algo ha dejado en todo este tiempo.

Entrevista con Lucio Balduini: jazz al sur

P- El disco ya tiene un tiempo, fue grabado hace casi dos años, pero fue premiado hace apenas dos semanas. ¿Cómo lo viste madurar a este proyecto?

R- Fue un proceso largo, me lleva mucho tiempo darle forma, pero con este disco resultó ser muy feliz todo. Fueron dos tarde muy lindas, las sensaciones en el estudio con los músicos fueron muy lindas. La música que estábamos haciendo de alguna manera ya la habíamos trabajado bastante como para llegar al estudio con las cosas lo suficientemente claras. Y el proceso de posproducción se vivió con mucha felicidad, me di todos los gustos que quería como volver al estudio y grabar otras violas, trabajar el sonido con más detalles. Siento que con este disco se dieron las cosas de manera muy natural. Después, al disco lo empezamos a tocar. Curiosamente, el lugar donde nos premiaron por “El bosque brillante” fue el mismo que usamos para presentarlo.

P- ¿Cuáles fueron tus fuentes de inspiración para estas canciones?

R- Personalmente, me inspiran la naturaleza, mis amigos, mi familia. Este disco particularmente tiene muchas referencias a Bahía Manzano, a Villa la Angostura, donde pase parte de mi vida. Muchos temas del disco hacen referencia muy directa a esos momentos. Después hay procesos misteriosos en la composición que los identificás a medida que los vas trabajando. Ese descubrimiento a veces lleva más tiempo, incluso una vez terminada la canción y hasta que no la empezás a tocar no lo descubrís.

Image

P- Musicalmente, en qué andabas en ese momento, qué escuchabas?

R- En mi caso, me influenció más la música que estaba haciendo con otros músicos en ese momento.

P- Tus tres discos son muy diferentes unos de otros. El primero, “Lucecita” (2008), es muy experimental en su forma y su sonido; “Viento divino” se acerca más al jazz formal; y “El bosque brillante” es lo más cercano al concepto de canción.

R- Exactamente. Yo también lo vivo de esa manera. Cada disco marca un momento de mi vida y entre cada uno de ellos hay cinco años de diferencia. El primer disco lo hicimos en formato trío, tocando todos juntos en directo en el estudio, con primeras tomas. El segundo disco aparecen los teclados Rhodes, mantiene todavía esa idea experimental, peor también aparecen algunas canciones. En el tercer disco sí es más evidente la presencia de la canción.

P- Esta muy cerca de fibra spinetteana. De hecho, hay dos temas de Spinetta, “La rifa del viento” y “Para ir”. Hay partes del disco en las que uno espera que ingrese Jade, no?

R- Es cierto (risas), y me lo han dicho varias veces. Hay una búsqueda tímbrica nuy relacionada a Spinetta Jade y creo que es instintivo.

P- ¿Tenés algo en mente para un próximo disco?

R- Estoy con algo, sí, pero siempre cuesta encontrar el momento para trabajar en algunas ideas. Tengo material que tengo ganas de desarrollar. Me cuesta encontrar espacios para desarrollar con tranquilidad el material. Pero también ahora estamos viviendo un momento lindo que es empezar a tocar la música con el grupo y que quizás no tocamos tanto desde que salió el disco.

P- ¿Cómo hacés para encontrar el sonido que te es propio entre tantos proyectos simultáneos?

R- A mi lo que me pasa es que todos los proyectos en los que he estado siempre he intentado encontrarme a mi mismo allí. Entonces, siento que todos estos proyectos también me han formado a mi, me han dado la posibilidad de expresarme como artista. Estar en contacto con músicos en diferentes proyectos te ayuda a encontrarte a vos mismo como músico.

“El bosque brillante” (2016)

P- ¿Cómo llegás al título en una composición que no tiene letra?

R- En mi caso, los títulos llegan al final. Necesito tocar mucho la canción, llevarla en diferentes direcciones y a medida que voy transitando ese proceso la canción me habla: de qué trata, a qué hace referencia, a qué parte de mi vida me está llevando. Y en base a eso aparecen los títulos. Es un trabajo de intuición que, a mi me parece, hay que darle tiempo.

P- Sobre la presencia de Spinetta en un disco tuyo, es loa primera vez que grabás temas suyos, ¿porque decidiste incluirlo esta vez y por qué esas canciones?

R- Spinetta es uno de los músicos más importantes en mi vida. Todas las cosas que me conmueven musicalmente yo intento meterme dentro de ellas y a Spinetta hace muchos años que vengo trabajándolo.

P- ¿Fue toda una decisión grabar canciones de un artista como Spinetta en u disco tuyo?

R- Es una buena pregunta. En mi caso se dio naturalmente. Siempre trabajé sobre canciones de Spinetta, algunas van quedando y otras siguen presentes. “La rifa del viento” es un tema que siempre estuvo en el radar y que se dio naturalmente llevarlo adelante, tiene como un aire pampeano y que cuando lo empecé a versionar descubrí que tenía mucha empatía con la música que estábamos tocando.

“Viento divino” (2012)

P- El disco tiene un gran arte de tapa y si no fuera porque “Random” también tiene un gran arte de tapa, deberías haber ganado el Gardel en ese rubro. Los tres discos tuyos tiene muy buenos artes de tapa.

R- Es un proyecto siempre difícil el del arte de tapa porque sucede siempre al final y a veces uno no tiene tanto tiempo de pensar en eso hasta que hay que resolverlo. Con este disco me propuse anticipar esa situación. En un momento apareció Fran Pontenpie, le planteé un poco lo que quería y generó esta tapa que es alucinante.

P- ¿Intervenís en el arte de tapa?

R- La tapa del primer disco es una obra de Jorge de la Vega, un gran pintor argentino que a mi me influyó un montón. Conozco al hijo a quien le pedí la obra para el arte de tapa de “Lucecita”. Para el segundo disco yo quería una imagen así, medio misteriosa, por eso esa foto de Rafa Zuviría, que es un artista español. Para “El bosque brillante”, yo le planteé a Fran la idea de usar mi imagen en la tapa. Es una cosa en la que siempre había pensado y en este disco lo llevamos a cabo con ese juego de luces y oscuridad que quedó genial

“Lucecita” (2008)

P- ¿De qué se trata el proyecto que te trae junto a Ernesto Snajer?

R- Con Ernesto tenemos un proyecto que se llama “Leguizamonk”, que combina la música de Cuchi Leguizamón y Thelonius Monk, en este caso arreglada para dos guitarras. También vamos a tocar algunos temas míos y otros de Ernesto. Él me invitó el año pasado a su programa “Notas de paso” y la sensación después de tocar allí fue que teníamos que hacer algo juntos. En eso estamos y la idea es desarrollar el proyecto para llevarlo al disco.

Junto a Pipi Piazzolla Trío, del que Lucio Balduini es guitarrista

P- ¿Te considerás un músico de jazz?

R- Me encanta ser un músico de jazz, siento que es un género muy abarcativo y que no tiene etiquetas. Me encanta considerarme un músico de jazz y ser parte.

P- ¿Siempre estuviste en el jazz?

R- Lo que me pasó con el jazz fue que, cuando empecé a estudiar guitarra en Roca lo hice con Andrés Fuhr, y cuando iba a su casa me encontraba con que la guitarra que tenía era de jazz, en el fondo había un contrabajo y gente practicando esa música. Y cuando iba a conciertos, iba a ver a Andrés, a Walter Luzarreta, Ernesto Pugni, Luis Cide, Pato Frank... Siempre fue como algo muy natural el jazz, estab ahí siempre. A pesar de que empecé tocando en una banda de rock que se llamaba No Name. Hacíamos covers de Spinetta, Eric Clapton, Jimi Hendrix.

P- Muy guitarra todo.

R- Sí (risas)

P- ¿Por qué creés que Roca es tan jazzera?

R- Bueno, tiene que ver con la presencia de todos esos músicos de los que hablamos. Ellos generaron un espacio de jazz en Roca. Y muchos músicos jóvenes siguen ese camino. Pero creo que ellos le dieron a la ciudad esa impronta jazzera que sí, es única.

Los shows en la región
Esta tarde, a las 18:30, Lucio Balduini y Ernesto Snajer, junto al baterista Leo Álvarez, darán un concierro gratuito en el IUPA, de Roca.
Mañana viernes, a las 21, el dúo de guitarristas tocarán en Jubilo Bar, de Neuquén. Entradas en venta en Todomúsica

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.