Ezequiel Barrios y su acto político de reconocerse “Puto”

Una performance de danza teatro autobiográfica viene generando debate y ofrece la posibilidad de vivir y entender la experiencia de un homosexual reprimido. Fue cancelada en un festival en Brasil porque no podían garantizar la seguridad del autor.

02 dic 2018 - 00:00

Así con mayúscula y a secas es “PUTO”, el unipersonal con el que Ezequiel Barrios se posiciona políticamente sobre la homosexualidad. Un trabajo minucioso, fuerte y crudo que pone en escena herramientas de la danza, el teatro, y que con imágenes proyectadas se vale del imaginario de lo que él mismo denomina “puto de armario”.

Para Ezequiel, la realidad se transforma más desde la emoción artística que desde el discurso partidario, y con esa intención busca “abrir puertas” mediante esta puesta en escena. Luego de ser noticia mundial tras una función cancelada en Brasil, para evitar exponerlo a la creciente violencia homofóbica que acarreó el ascenso de Jair Bolsonaro, la fuerza de su mensaje se amplifica. Ahora impulsa la campaña ‘PUTO Federal’, con la que planea recorrer todas las provincias, y desembarcó en el Alto Valle.

Coreógrafo, director, bailarín, actor, docente y gestor cultural. Es licenciado en Composición Coreográfica con mención en danza teatro, en la Universidad Nacional de las Artes, y hace años que da clases de danza contemporánea y afro en esa misma casa de estudios. Se formó en danzas africanas con reconocidos maestros y viaja mucho por el continente, buscando aprender y enseñar.

En un intento por transgredir desde el mismo origen, “PUTO” no es una palabra fácil para decir en televisión o escribir o titular la tapa de un diario, por ejemplo.

Image

Siguiendo esa línea, los 50 minutos de catarsis, hecho artístico y acto político que componen la obra están construidos sobre relatos crudos de fantasías y deseos atravesados por el dolor de la discriminación, y acompañados con escenas de desnudez y un intenso despliegue físico.

La adrenalina se dispara en repetidas ocasiones y así se visualizan estas realidades que estaban acalladas.

Los espectadores se convertirán en los ojos y oídos confidentes de la vida del autor, que mostrará a través del teatro y la danza sus intentos por no ser homosexual, para finalmente “salir del armario” y reconocerse puto, pudiendo así realizar su propio deseo.

Image

Un acto político

Ezequiel considera que “el arte da posibilidades de cambio, y PUTO quiere cambiar las cosas”. Así de simple y claro. Esta puesta en escena propone una militancia por fuera del sistema político, y permite una libre interpretación del mensaje. Expone una discriminación tan potente e instituida que termina por aplicarse sobre sí mismo, y desencadena una batalla interna.

El pasaje histórico sobre las libertades sexuales logró, hace no tantos años, la sanción de una ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero ahora debe enterarse de que existe todavía un importante rechazo hacia las denominadas disidencias sexuales. “No inventamos nada, solo visibilizamos”, señaló.

Para Ezequiel esto “no fue una prioridad en la agenda por un tiempo, pero molesta demasiado como para que ahora si lo sea”, sugirió. “El odio a las disidencias sexuales, el ataque a la ESI, el fomento de la violencia, es algo que sigue existiendo en Argentina”.

Image

En ese sentido la cancelación de su obra en el festival Complicidades, que se llevó a cabo en Recife, Brasil, encendió para Ezequiel “una alerta muy clara”.

“Esto nos deja en claro que los derechos adquiridos se pueden volver a perder y que en la lucha no solo se avanza, sino que muchas veces se retrocede”, reconoció.Si bien la obra se bajó de la grilla porque los organizadores del evento consideraron que no podían garantizar la seguridad del autor, el efecto Bolsonaro se instaló y se confirma en el país vecino un recrudecimiento de violencia contra los homosexuales.

“Por eso decimos odio hacia los homosexuales y no homofobia”, argumenta.

Entre las principales causas, Ezequiel ubicó a la tríada de iglesias que convive y que acumula un gran poder político.

Como miembro activo de la comunidad LGTB, y articulado con la Federación Argentina de ese movimiento, Ezequiel considera que “la heteronormativa nos separó en dos géneros, pero esto no se corresponde con la condición humana”, y por eso aseguró que “PUTO implica pensarnos como realmente somos y no como la sociedad quiere que seamos a la fuerza”.

Cuándo y dónde
En Neuquén estará hoy, a las 20, en Ámbito Histrión (Chubut 240).
En Bariloche el 13 de diciembre en la Usina Cultural del Cívico (Biblioteca Sarmiento) a las 21.
Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.