Falleció el maestro José Luis Bollea

Músico reconocido, dueño de una gran voz, muy querido, con profundas raíces en el Valle y en su Rosario natal, donde cofundó ProMúsica de Rosario, murió el lunes a los 67 años.

02 mar 2010 - 23:00

ROCA.- Hay personas que dejan una marca allí por donde pasan; que dejan huellas en lo que hacen y también en aquellos que comparten su tarea y su pasión. José Luis Bollea, el “gordo”, como le decían sus amigos, rosarino de nacimiento pero definitivamente Patagónico por amor y enseñanza sembrada, era una de esas personas.

Anteayer, a los 67 años, ese músico que marcó buena parte de la actividad coral de la zona y que creó grupos vocales emblemáticos en la región, murió en Rosario.

Su salud se había deteriorado mucho en el último tiempo, tras algunos episodios cerebrovasculares. Tanto que, en noviembre pasado debió ser trasladado a Rosario, donde finalmente murió de un paro cardiorrespiratorio, tras dos neumonías. “Ya había renunciado a la dirección”, dijo, como una metáfora, su hija Mercedes a “Río Negro”. “Pero ayer murió tranquilo, en la casa que a su manera hizo suya en los pocos meses que vivió en Rosario”.

Tal como él pidió, sus restos serán cremados. Y, tal como sus dos hijas saben que él quería, las cenizas serán esparcidas en las bardas y en el Río Negro, “dos lugares a los cuales les cantó y que amó”, se emocionó Mercedes.

Bollea había nacido el 30 de julio de 1942. Y como ese grupo de rosarinos que hicieron de su talento y de las canciones la bandera de esa ciudad, Bollea le puso su magnífica voz a la música.

Junto a Cristián Hernández Larguía, en 1962, fundó el conjunto Pro Música de Rosario y el Grupo de Música para Niños, con cuyos discos crecieron varias generaciones.

En su currículum figura también la autoría de la música de “La Forestal”, una obra que resume las actividades de la empresa de origen inglés The Forestal Land, Timber and Railways Company Limited (que tuvo en sus manos el monopolio de la explotación del quebracho colorado en el Chaco santafesino), y de los primeros movimientos obreros en la República Argentina de los años 1919 y 1921. La adaptación de la obra original, del libro homónimo de Gastón Gori, fue realizada e interpretada por Enrique Llopis y grabada en un larga duración.

Más tarde, en la década de los ochenta, Bollea se mudó a Roca. Y como lo suyo era la pasión por la música, aquí fundó y dirigió el Coro Promúsica de Roca –de recordada trayectoria entre 1981 y 1985– y del también memorable grupo vocal “Nuestro Canto”, que integraban Ricardo La Sala, Miriam López, Alicia Gandolfi, Hugo Villegas y Pablo Fariña.

También integró la versión neuquina de Sanampay (fundado por Naldo Labrín, originalmente en México, en los setenta) junto al propio Labrín, Ricardo La Sala, Silvina Tabbush, los hermanos Gabriel y Fabián Henríquez y Carlos Muñoz.

Incansable, Bollea fue arreglador y director musical del grupo “Pedregal”, que integraban Mary Sol del Hierro, Marcela Laría, Mirta Tasat, Eduardo Lozano, Julio Carmona y Dino Maugeri.

Desde su fundación, en 1986, fue director del Coro de la Provincia del Neuquén hasta que el maestro Juan Carlos Chillón asumió la batuta. Allí fue un trabajador incansable en la organización de los Encuentros Permanentes de Coros.

Hace ya cuatro años, su salud le jugó una mala pasada. Primero tuvo que abandonar el coro, y luego decidió volverse a Roca, donde vivía una de sus hijas. Pero ya no volvió a tener la fuerza de antes. “Mientras estuvo en Roca muchos amigos de toda la vida pudieron acercarse a saludarlo. Y nosotros sabemos que no era fácil porque siempre fue un tipo muy altivo, muy activo y era difícil verlo en sillas de ruedas. Pero aun así, él se hacía querer”, dice su hija Mercedes, que sabe que su padre dejó huellas en la zona.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.