Nada se pierde, todo se recicla

Roberto Frangella ha hecho de los restos cotidianos una posibilidad artística. "Reciclar es compromiso, unir manos, ideas, trabajo y corazón", asegura en

16 mar 2006 - 00:00

La sensibilidad del artista se nutre de la realidad. La original muestra que Roberto Frangella presentó a fines del 2005 y principios del 2006 en el Centro Cultural Recoleta puso el acento en los tiempos de crisis que supimos conseguir y de cómo de los objetos reciclados es posible construir una ilusión. Como dijo el artista " ser capaces de reciclarnos con lo que somos".

"Con mis objetos reciclados quiero decir, en forma de metáfora, que el camino es ser capaces de ver con otros ojos, tomar algo entre las manos y por medio de una ilusión transformarlo en otra cosa . Así como los envases descartables pueden convertirse en una escultura, sin dejar de ser envases descartables, así nosotros podemos reconstruir un país con la ilusión de justicia y la igualdad..." afirma Roberto Frangella al sostener que le interesa trabajar con las manos.

Con esto "valoriza el trabajo de tantos obreros por sobre el intelecto especulativo. Me interesa trabajar con desechos, para valorar que aun lo más pequeño es importante, y que de lo descartable se puede revertir una realidad".

Este arquitecto nacido en Buenos Aires ha combinado su labor plástica en cantidad de exposiciones colectivas e individuales en el país y en el exterior, con una carrera notable en el ámbito de la arquitectura.

Su concepto del arte en este caso específico de la "muestra cartonera" como la calificó, es también un concepto entre lo poético y lo ideológico considera que: "cajas , cartones, cajitas y sobres... Cosas inservibles y sin futuro alguien las junta, les presta atención, piensa en ellas. Reciclar es construir. Volver a apilar valores y ordenar el desorden. Reciclar es compromiso, unir manos, ideas, trabajo y corazón. Todo sirve, todos nos importan. Nada se tira, nadie se abandona. Creatividad y crecimiento, imaginar, cooperar. Cajas, cartones, cajitas y sobres. Alguien elige no desecharlos, los une y reviven... ya no son lo que eran. Caballos, mates y hombres.... Objetos reciclados".

El tono denunciativo no exento de poesía de Frangella se definió en una muestra con un "listado de obras en cartón, objetos", como caballos y jinetes en escala de l l al 3, la "serie mate y té" (pava , mate, taza, tetera, caballo de té y caballo de mate).

Luego la "serie hombres de papel" y la "serie Buenos Aires de cartón".

En estas obras realizadas con material que aprovechan los cartoneros, el artista postula que "son tiempos para reciclarnos, aprovechar lo que tenemos para estar mejor".

 

El arte de recuperar

Como sostiene Blas Castagna a propósito de la obra de este pintor y arquitecto, cada trasto tiene una singula historia que contar, fracturas y malos tratos.

El sólo pensar que algo que consumimos o tenemos, papeles, cartones, objetos, envases han tenido un tiempo de vida efímera en nuestras manos y luego en las bolsas de basura se encaminan hacia una suerte de extinción, hace que uno sienta como una prolongación de lo propio en un destino de basural.

El hecho de que alguien lo tome y lo transforme en una obra para ser mirada, una obra que encarna otras connotaciones (una metáfora de lo humano), es como darle un sentido de eternidad a lo presuntamente inservible.

Nada lo es para Frangella, para quien lo imperativo es "reciclar actitudes" como sociedad.

Castagna lo señala como un orfebre de papeles y cartones, muchas veces con eclosiones de color, que van componiendo otras figuras diferentes y encaminan una resurrección de objetos de aquello que se desecha.

Algo así como " un verdadero manifiesto, una profunda visión de esperanza ".

JULIO PAGANI

 

La última nota

El periodista Julio Pagani, colaborador habitual de "Río Negro", falleció esta semana. Pagani estaba dedicado al periodismo cultural y era un especialista en temas vinculados a la plástica y a la lírica. Esta nota a Roberto Frangella fue la última que escribió.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.