“Respect”, la canción que Aretha Franklin hizo himno

En 1967, la reina del soul grabó una versión muy personal de una canción de Otis Redding y la convirtió en un himno por los derechos civiles y de las mujeres.

16 ago 2018 - 12:19

De las decenas de éxitos de Aretha Franklin, ninguno fue tan vinculado a ella como la marcha funk “Respect” y su exigencia deletreada de respeto (en inglés): “R-E-S-P-E-C-T”.

En un artículo en la revista Rolling Stone de 2004 Jerry Wexler, uno de los productores más influyentes de la música estadounidense dijo: “Era un reclamo de dignidad combinado con una lubricidad descarada. Hay canciones que son un llamado a la acción. Hay canciones de amor. Hay canciones de sexo. Pero es difícil pensar en otra canción donde todos esos elementos estén combinados”. Franklin había decidido que quería “adornar” la canción de R&B escrita por Otis Redding, cuya versión había tenido un éxito modesto en 1965, dijo Wexler.

“Cuando ella entró al estudio, ya lo tenía calculado en la cabeza”, escribió el productor. “Otis llegó a mi oficina justo antes del lanzamiento de ‘Respect’ y le puse la cinta. Dijo, ‘Terminó por apropiarse de mi canción’. Lo dijo benignamente y con arrepentimiento. Sabía que la identidad de la canción se estaba escabullendo de él a ella”.

En una entrevista en el 2004 con el St. Petersburg Times de Florida, a Franklin le preguntaron si sintió en los 60 que estaba ayudando a cambiar la música popular.

“Un poco, ciertamente con ‘Respect’, ese fue un grito de batalla por la libertad y mucha gente de muchas etnias se enorgullecieron de esa palabra”, respondió. “Fue significativo para todos nosotros”.

Arteha entró al estudio de Atlantic Records el Día de San Valentín de 1967 para grabar su versión de “Respeto”, una canción escrita y grabada por primera vez por Otis Redding y la hizo suya, transformándola en lo que se convertiría en un himno para el movimiento por los derechos civiles y el movimiento de mujeres.

“Respeto” se convirtió en la banda sonora de la década de 1960. Franklin, que entonces sólo tenía 24 años, le infundió una exigencia conmovedora y revolucionaria, una declaración de independencia que no tenía disculpas, era inflexible e inquebrantable.

Otis Redding, compositor y estrella de éxitos crossover, había grabado “Respect” en 1965. “Había oído su versión”, dijo Franklin al The Post en 1987. “Y me gustó su versión. Por supuesto, sentí que podía aportar algo nuevo”.

Franklin y sus hermanas Carolyn Ann Franklin y Erma Franklin, que cantaban como coristas, tuvieron la idea de añadir la línea “sock it to me, sock it to me”.

Tom Dowd, el legendario ingeniero de grabación, le dijo a Rolling Stone cuando Carolyn comenzó a cantar “sock it to me” (“pégame a mi, pégame a mi”) “¡Me caí de la silla cuando escuché eso!” Fue idea de Aretha deletrear “R-E-S-P-E-C-T”.

Cuando Arteha Franklin grabó la canción, no intentaba convertirla en un himno político, sotuvo David Ritz, autor de la biografía “Respect: La vida de Aretha Franklin”,en una entrevista con The Post. “Ella deconstruyó y reconstruyó la canción”, dijo Ritz. “Le dio otro ritmo que la canción original no tenía. Añadió partes de fondo. Antes de cantar el papel principal, dio la vuelta y reescribió todas estas voces de fondo”.

“La versión original de Otis Redding es una gran canción”, dijo Ritz. “Canta como el demonio, pero Aretha, en su reinvención, lo personaliza: ‘Me vas a dar respeto cuando vuelvas a casa’. Su versión es tan profunda y tan llena de angustia, determinación, tenacidad y todas estas emociones contradictorias. Así es como se convirtió en un himno”.

En 1967, Franklin ganó dos Grammy por “Respect” - uno por “Mejor interpretación de Rhythm & Blues” y el otro con el productor Jerry Wexler por Mejor Grabación de Rhythm & Blue”.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.