Cvitanich en el medio de una pelea de poderes




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Fútbol de AFA

A los quince minutos del segundo tiempo del partido con Zamora, el director técnico de Boca, Julio Falcioni, decidió el ingreso de Pablo Mouche en lugar de Darío Cvitanich.

El delantero, uno de los jugadores más cercanos al entrenador, llegado al club por insistente pedido suyo, salió con evidentes muestras de disgusto.

-Fuiste todo el partido por adentro. ¿Por qué no fuiste por afuera, como te había dicho?- preguntó Falcioni.

-A mí Riquelme me dijo que fuera por adentro- fue la respuesta de Cvitanich.

Ya en el vestuario, finalizado el partido, Falcioni le pidió al capitán que se le acercara y, apartado del resto de los futbolistas, le dijo:

-Cuando seas técnico, decidí vos cómo querés que juegue tu equipo. Por ahora, el que decide soy yo.

En esos términos comenzó la discusión que motivó al director técnico a comunicarle poco más tarde en forma verbal al presidente de Boca, Daniel Angelici, su decisión de dejar el cargo.

A lo largo de todo el viaje desde Venezuela, Angelici, en la parte delantera del avión, comenzó un arduo trabajo en procura de convencer al entrenador de que permanezca en el club. Falcioni se mantuvo en un principio en su negativa, pero finalmente habría planteado una alternativa:

-Para que yo siga se tendría que ir él.

Por su parte, Riquelme viajó en el fondo del avión, con sus compañeros más afines, y en ningún momento volvió a acercarse a Falcioni ni tampoco al presidente.

DyN


Comentarios


Cvitanich en el medio de una pelea de poderes