De casa al colegio, con la "mochila niñera" 

Fue inventada en Japón. Un chip permite ubicar a los chicos y manda la información a los padres.



#

Así es la mochila que presentó Panasonic en Japón.

Más control de los niños, más tranquilidad para los padres.

Panasonic ha presentado un sistema, ya en pruebas en Japón, para que los más pequeños estén controlados en todo momento en su trayecto de casa al colegio en el que estudian.

Se basa en unas etiquetas electrónicas en sus mochilas y en unos lectores colocados estratégicamente en todo el alumbrado público.

Según explica la compañía, se coloca un dispositivo electrónico adhesivo en la bolsa escolar, con dos etiquetas, una emisora y una receptora de datos.

Al pasar por distintas farolas equipadas con una cámara IP y con otra etiqueta lectora (el llamado sistema 'Mimamori'), envía información en tiempo real de la situación del menor.

La cámara en red detecta el dispositivo instalado en la mochila, y envía automáticamente un correo con la posición, la hora y una fotografía del niño a los ordenadores portátiles y móviles de los padres o educadores que estén dados de alta en el sistema.

El sistema está pensado para resistir condiciones meteorológicas adversas, e incluso es capaz de detectar si el menor se encuentra en el interior de un vehículo.

Ya se está probando en Japón, en la ciudad de Osaka, gracias a un acuerdo con el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones.

 

La seguridad e intimidad

 

Esta iniciativa se une a otras desarrolladas para incrementar la seguridad de los más pequeños. Los 'chips' de radiofrecuencia ya se han probado con éxito en prototipos de control de los menores, gracias a esta tecnología de bajo costo.

'Hace dos años, ingenieros de la Politécnica de Barcelona crearon el 'Petochip', pensado para acoplarlos a los changuitos de los más pequeños, de manera que los profesores podían controlar en todo momento a los niños.

Además, en Japón llevan mucho tiempo experimentando con tecnologías basadas en 'microchips' para controlar las idas y venidas de los estudiantes.

Otras tecnologías de control están basadas en la localización mediante el sistema GPS.

Un ejemplo de esta modalidad es el desarrollo español de la compañía Deimos Aplicaciones Tecnológicas, pensado para localizar con precisión a niños, ancianos, enfermos mentales, mujeres maltratadas, deportistas de riesgo, bomberos, y otros muchos colectivos que puedan perderse. No obstante, y aunque este sistema de GPS asistido es mucho más pre

ciso, su precio es elevado: cerca de 500 euros el aparato.

Por último, existe desde hace años la videovigilancia gracias a las webcams, instaladas en algunas guarderías para aumentar la tranquilidad de los padres preocupados por la seguridad de sus hijos.

No obstante, este tipo de control parental, accesible desde cualquier ordenador mediante unas claves, corría el riesgo de permitir el acceso a terceros, incluso de pederastas.

El debate entre el derecho a la intimidad de los menores y su seguridad sigue abierto.


Comentarios


De casa al colegio, con la "mochila niñera"