De gremialista a empresario

Perfil

José Ángel Pedraza, el exlíder de la Unión Ferroviaria (UF), condenado ayer protagonizó una dilatada carrera sindical que comenzó en los extremos de la izquierda y culminó como virtual empresario. Nacido en Deán Funes en 1943, hijo de un peón ferroviario, en 1960 Pedraza entró a trabajar como obrero en el Ferrocarril Belgrano, en el apogeo del sistema de trenes argentino. Dio sus primeros pasos políticos adhiriendo al marxismo-maoísmo, pero poco después empezó a militar en el peronismo, también en el ala izquierda, en la CGT de los Argentinos de Raimundo Ongaro. En 1979 participó de un paro general histórico contra la dictadura de Videla. En 1985 llegó a la Secretaría General de la UF y fue uno de los cerebros de la CGT del cervecero Saúl Ubaldini . Atildado, didáctico, persuasivo y de perfil bajo, el “Negro” Pedraza fue mejorando sus gustos y nivel de vida. Habitó lugares costosos en Devoto, Villa Sarmiento y Puerto Madero, su último domicilio conocido. El veterano dirigente tuvo un don especial para leer la política y adecuarse a sus vaivenes. Con el arribo del menemismo, se convirtió en uno de sus pilares sindicales en los 90, y fue uno de los más fervientes adherentes al esquema de las privatizaciones de Carlos Menem. Allí nació su vínculo con el hoy ministro de Trabajo, Carlos Tomada: era el asesor legal del gremio. Con el nuevo sistema, la UF sufrió una sangría de empleados que fueron despedidos o se acogieron a los retiros voluntarios. El advenimiento del kirchnerismo encontró a Pedraza alentando y participando de las políticas oficiales tanto de Néstor como de su sucesora Cristina Fernández. Así llegó a manejar el ferrocarril Belgrano Cargas, a través de su esposa, en el esquema de “tecerización” del servicio. En el 2006 la Justicia lo procesó y embargó por 50 millones por desvío de aportes sindicales. En febrero del 2011 fue detenido por el crimen de Ferreyra.


Comentarios


De gremialista a empresario