De la ciudad a la montaña

¿Qué ropa se viene para la temporada de esquí? La tendencia es que las prendas se parezcan cada vez más a las que se usan cotidianamente.



1
#

Si bien los colores siguen siendo alegres, son menos estridentes. Son intensos, como el violeta y el turquesa para las mujeres.

2
#

<p>¿Qué ropa se viene para la temporada de esquí? </p><p>La tendencia es que las prendas se parezcan cada vez más a las que se usan cotidianamente. </p>

3
#

Muchas colecciones apuestan al gris y a la antracita, al verde oscuro, los camuflados, así como a telas melange.

4
#

Los colores intensos se combinan con el gris para que la combinación sea menos llamativa.

TENDENCIAS

La nueva tendencia en ropa para esquí es que se parezca cada vez más a la que se usa en el día a día. Eso al menos es lo que desean varios deportistas.

Los fabricantes se acomodan a esta nueva tendencia colocando en los usualmente coloridos abrigos algunas franjas de telas más opacas.

Muchas de las colecciones para la próxima temporada de invierno apuestan al gris y a la antracita, al verde oscuro, a los camuflados, así como a telas melange. Incluso cada vez se ven más telas que se parecen al jean para los pantalones y abrigos de esquí.

Los que más apuestan a la moda eligen modelos con bordados, trozos de cuero o cintos.

También se estilan mucho los abrigos tipo parka, sobre todo para los hombres. En el caso de las mujeres, se imponen los acentos asimétricos.

Si bien los colores siguen siendo alegres, son menos estridentes. Son intensos, como el violeta, el turquesa y el rosa oscuro para las

prendas femeninas;y el azul oscuro y el rojo para las masculinas. Sin embargo, el neón ya sólo aparece como detalle, como por ejemplo en el cierre o la capucha.

Los cortes cambiaron en los últimos años, y esa tendencia se

mantiene. Los pantalones tipo baggy o XXL pasaron de moda. Los deportistas de invierno llevan más bien modelos ajustados con telas stretch.

También se usan las calzas, que tienen un corte más ajustado aún y se sujetan mediante una tira de tela al talón. La moda para esquiar también se ha vuelto menos amplia y voluminosa gracias a los avances tecnológicos en cuanto a telas y rellenos.

Los equipos con muchas capas están pensados de modo que sean prácticos: deben ser fáciles de sacar y poner en la pista y ser

transportables.

Ya hay ejemplos de prendas que, de ser necesario, se pueden doblar hasta un tamaño minúsculo, al punto de que entran en un bolsillo. Otra opción es llevar pantalones de más y chalecos en pequeñas bolsas.

En líneas generales, los diseñadores apuestan a muchos pequeños detalles que pueden ser de ayuda en un momento decisivo, como bolsillos con velcro que se pueden abrir con los guantes puestos. (DPA)


Comentarios


De la ciudad a la montaña