De la conducción para el ahorro de combustible



SUGERENCIAS

Durante el arranque. No pisar el acelerador para arrancar un vehículo. La tecnología de los autos a inyección permite arrancar el auto sólo activando el contacto sin necesidad de acelerar el motor. Es recomendable en los vehículos a nafta iniciar la marcha inmediatamente ya que el motor en marcha consume energía; sin embargo, en autos diésel, es bueno esperar unos segundos antes de comenzar a rodar. Siempre utilizar la primera marcha para arrancar.

Manejo eficiente. En ciudad circular en bajas revoluciones. Ayuda a controlar el consumo, mientras que en ruta se deben utilizar las marchas altas.

No conducir de forma agresiva. La circulación a una velocidad uniforme ayuda al bolsillo. Evitar las aceleraciones, frenadas bruscas y muchos cambios de marcha. Utiliza la marcha más larga a bajas revoluciones del motor y con el pedal del acelerador sin llegar a fondo permite mantener una velocidad pareja en el recorrido. Una buena práctica para evitar las aceleraciones o frenadas bruscas es anticiparse al tráfico observando los que sucede alrededor y adaptando el manejo a las circunstancias. Cuando haya que bajar la velocidad o detenerse conviene hacerlo de manera progresiva.

Hacer los cambios de marcha en bajas revoluciones. Para motores a nafta considerar los cambios entre 2.000 y 2.500 rpm y en los motores diésel entre las 1.500 y las 2.000 rpm.

En paradas largas es recomendable apagar el motor. El consumo de combustible con un motor prendido sin andar es entre 500 cc y 700 cc por hora. Cuando estimes que vas a parar durante más de un minuto, por ejemplo en un paso a nivel o congestión de tráfico, lo mejor es apagar el motor.


Comentarios


De la conducción para el ahorro de combustible